Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




Chute de primavera en la Almenara
( 14 Votos )
03.04.17 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox
Prado de margaritas silvestres cerca de la rambla de la Carrasquilla; balsa de la finca de Chuecos; flores junto a un camino; tortuga mora en la umbría del talayón; caserío en la solana de la sierra; y Talayón. FOTOS: M.A.R

Recorrido por las montañas de Águilas y Lorca para disfrutar de una floración silvestre extraordinaria

Recuerdo pocas primaveras como esta: la lluvia y la nieve, tan abundantes el pasado invierno incluso en este rincón suresteño, han propiciado una floración silvestre extraordinaria. Quienes hayan salido al campo estos días saben de lo que hablo: no hay un centímetro cuadrado de tierra donde no haya brotado algo. Así que, desafiando mi alergia a las gramíneas (y en general a todo tipo de polen que se cruce en mi camino), el sábado pasado me tiré al monte en uno de mis recorridos preferidos: 70 kilómetros en bici por la Sierra de Almenara (Águilas y Lorca), un espacio natural que sigue siendo un gran desconocido en la Región de Murcia. Como esto es un secreto, no se lo contéis a nadie.

Llené a tope la mochila de hidratación, apreté tres plátanos y tres barritas energéticas junto con las cámaras y parches de repuesto y salí en busca de las que para mí son las mejores sensaciones campestres del año: veinte grados de temperatura, una brisa leve y tibia, perdices, tortugas moras y demás fauna 'on fire' y todos los colores conocidos desplegados a mi alrededor. Pedaleando en solitario y sin preocuparme por la hora de regreso. Y con el móvil en silencio.

Nunca me aburre el ascenso a la Sierra de los Mayorales, pese a que lo afronto por carretera. El avance de la agricultura intensiva ha mordido sin piedad valiosos relieves, ese monte mediterráneo al que algunos se refieren despectivamente como un secarral, pero disfruto contemplando los lienzos de almendros, olivos y algarrobos, y la vegetación que tapiza la ancha rambla de la Cuesta de Gos.

Paso junto a la ermita, miro de reojo la estatua de Paco Rabal esculpida por Santiago de Santiago y trece kilómetros después llego al Collado Franco, bajo las antenas de telecomunicaciones, donde abandono el alquitrán para perderme en un festival de caminos y sendas que ya no abandonaré casi hasta el final.

Venzo varias veces la tentación de mirar el móvil. Me he comprometido conmigo mismo a que en las horas siguientes no estaré para nadie. Porque el territorio que voy a recorrer merece mi máxima atención y respeto: Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) de Almenara, Moreras y Cabo Cope, enclave Red Natura 2000 de pleno derecho por la presencia de águila perdicera, búho y águila real y halcón peregrino. Y por encima de todo un espacio natural que conserva una huella respetuosa del hombre. De momento.

Viejas casas en ruinas salpican las laderas de esta sierra prelitoral forrada de esparto, tomillo, romero, cornical, jara blanca, albaida y pinares en las umbrías. Escombros que recuerdan un pasado no muy lejano de economía de subsistencia: ganado extensivo y agricultura de secano, arrieros y trueque. Y de vez en cuando una casa principal, con su era y sus corrales, y en puntos estratégicos de las ramblas a veces un molino. Porque entonces el agua corría. ¿Quiénes vivirían aquí, qué habrá sido de sus descendientes? ¿Fueron felices?

Avanzo hacia la finca de Chuecos y compruebo que se ha instalado señalización oficial. Bien. Un par de carteles ni quitan ni ponen a un espacio natural, pero es bueno recordar a los visitantes el terreno que pisan. La Almenara ha sido siempre un espacio natural maravilloso pero semianónimo.

La balsa a los pies del castillo árabe de Chuecos está como nunca, transparente y rebosante. Me pide que me tire de cabeza pero me resisto. Ya llegará el verano. La parada técnica casi me complica la jornada porque un par de abejas se introducen bajo el casco. Me libro de ellas, pero una tercera me pica en un brazo. Consigo extraer el aguijón sin romperlo y escapo del enjambre como puedo.

A partir de aquí me meto toda la primavera en vena a través de interminables prados llenos de amapolas y margaritas, senderos umbrosos donde en noviembre brotan los níscalos y ramblizos arenosos en los que se clavan las ruedas. Levanto perdices (en esta época siempre de dos en dos, enceladas), se me cruzan culebras y lagartos ocelados y freno en seco ante la primera tortuga mora del día: mediana, tímida y reluciente.

Siempre he pensado que la tortuga mora es el lince de la Región de Murcia: un elemento singular de la fauna mediterránea que tiene sus mejores poblaciones entre Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras. Un bicho de lo más valioso que es necesario conservar. Su presencia entre nosotros es riqueza y una prueba de la calidad del territorio. La Consejería de Medio Ambiente prepara una estrategia de protección para evitar que se extinga algún día. Ánimo y suerte.

Asciendo por la rambla de la Carrasquilla, conecto brevemente con la carretera de Campo López y abordo un tramo de esta excursión que siempre me ilusiona, aunque físicamente me deja KO: rodear por completo el imponente Talayón por sus ramblas norte y sur. Emocionantes encuentros con un zorro, que me levanta la cola en su huida, y con un águila perdicera que se pierde tras la cumbre del techo de Águilas: 879 metros.

Sigo anotando incidencias, no todas felices: se ha secado la fuente de la Casa del Agua, más tarde sabré por qué, y compruebo que persiste el aprovechamiento de un pozo mediante un motor de gasóil arrancado las 24 horas del día, los siete días de la semana y los doce meses del año. Abastece cultivos en la pedanía lorquina de Ramonete, desde donde suben cada tres o cuatro días para cambiarle el bidón de combustible. Un tronar interminable que me parece un atentado contra este espacio natural formidable. Ruido, mucho ruido.  

Me pone al tanto el capataz de la Casa de las Palomas, una finca donde me detengo a llenar agua (hace rato agoté los dos litros y medio del Camelbak y a estas alturas voy un tanto apurado). Pase a la hora que pase, Juan Valverde siempre está ahí para abrirme la puerta. No es la primera vez que me salva la vida. Él me confirma que la apertura reciente de un par de pozos ha agotado el nacimiento de la Casa del Agua. Adiós a otro importante recurso natural y paisajístico. Otro fracaso que apuntarnos. Pobres anfibios, pobres personas.

Calmo la sed y afronto el tramo final de mi viaje con otro ánimo. Ya solo me falta descender hasta la carretera de Mazarrón y cortar la sierra por el Tinajero a través de una senda centenaria. Arrastro la bicicleta penosamente en las últimas rampas antes de dejarme caer por las minas de la Cuesta de Gos. Los diez  kilómetros finales hasta Calabardina, cuesta abajo y de nuevo por carretera, me sirven para repasar mentalmente los hitos principales de mi excursión. Que puedo resumir en cuatro palabras: seis horas entre flores. De la alergia fatal, por cierto.

¿Algún comentario? ¿Conocéis la Sierra de Almenara o alguno de los lugares que he descrito aquí?

Comentarios (9)Add Comment
...
escrito por Cayetano, abril 03, 2017
Hola Miguel Angel.

Gracias por compartir su momento privilegiado con la naturaleza enflorecida. Hubiese sido super compartir unas cuantas fotos!

Saludos de Lyon, francia
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 04, 2017
Hola Cayetano, he compartido nada menos que seis fotos: sólo tienes que pinchar en la imagen principal y desplazarte con la flecha. Un saludo!
...
escrito por Leño, abril 04, 2017
Hola Miguel Ángel, yo hago rutas de senderismo todos los fines de semana por la zona, mi opinión es que, junto con Cabo Cope y La Marina, es la mejor zona que conozco para recorrer el campo en soledad asombrándose del paisaje. Espero y deseo que todos tomemos conciencia del enorme valor que tiene y se proteja para preservarlo en favor de todos y del los que vendrán. Es un placer leerte, mucho ánimo y muchas gracias por tu noticias.
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 04, 2017
Hola Leño, gracias a ti por leerme y por saber apreciar el valor de este territorio. En cuanto a su conservación, siempre tiendo a ver el vaso medio lleno. :-) un saludo!
...
escrito por David Ruiz , abril 04, 2017
Muy bien reflejado la preciosa naturaleza que poseemos en esta zona. A ver si esto vale para que la gente sepa cuidarla.
...
escrito por Robert, abril 04, 2017
Una zona especial para mí, muchas vivencias en ella. Desconocida para la mayoría, a causa del pasotismo de quien debe promover su uso y disfrute responsable. Aunque igual, esta falta de afluencia masiva de personas es lo que le da ese carácter peculiar y solitario que tiene. Por cierto, Miguel Ángel, si pudieras compartir en algún sitio el track de la ruta sería fantástico, tiene una pinta tremenda. Saludos!
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 04, 2017
Hola Robert, no utilizo GPS sino la aplicación Endomondo, para mí muy cómoda porque la llevo en el móvil. No sé si puedo compartirla desde ahí. Lo miro de todos modos. Un saludo!
...
escrito por Navarro, abril 05, 2017
Pues toda esta zona se la recorria mi padre con las cabras de niño, y luego de mayor para ir a ver a la novia que tenia por entonces. Este Juan Valverde sera familia de mi abuela Victoria. Muy de vez en cuando paso con mi padre por la carretera del campico Lopez, desde el Ramonete, y me va contando cosas de recuerdos. en tal casa vivia no se quien que emigro a Barcelona, en tal una prima, en cual la familia de nose quien, el tio no se cuantos. Por lo que me cuenta la emigracion fue muy dura con la gente que vivia alli.
...
escrito por José Antonio Pastor, abril 05, 2017
Me alegra verte a tope con la bici. A la próxima espero compartir la ruta contigo y con los hermanos. La Almenara sigue pendiente para mí pese a que viví un curso académico en la escuela unitaria de Gañuelas y ese paisaje siempre me ha atraído más allá de invernaderos y cebaderos.

¡¡¡Un fuerte abrazo!!!

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy