Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




Calblanque en blanco y negro
( 5 Votos )
15.04.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Recogiendo algarrobas. FOTO: JUAN HUERTAS

Medio Ambiente prepara una exposición fotográfica sobre los antiguos pobladores del parque regional

Imagino que por un exceso de información, una sobredosis de píxeles y un hartazón de 3D, alta definición, realidad virtual y vídeos en tiempo real y 360º, apreciamos más el blanco y negro. Las fotos antiguas nos provocan fascinación (al menos a mí), nos sugieren historias y misterios y nos transportan a tiempos pasados. Que, aunque no necesariamente fueran mejores, en ocasiones nos lo parecen. Es lo que tiene la memoria 'vintage'. Seguro que las fotografías que integrarán la exposición que prepara Medio Ambiente sobre los pobladores originales de Calblanque nos traerán sensaciones parecidas.

Podremos contemplarla en junio, en el punto de información Las Cobaticas del espacio protegido ubicado en el litoral de Cartagena. Por este motivo, la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente invita a los habitantes del entorno a que aporten fotografías, utensilios y cualquier tipo de información que ayude a ilustrar los orígenes de las pequeñas poblaciones que se encuentran en el interior del parque regional, como Las Cobaticas, Las Jordanas, Huncos y Las Barracas.

Conoceremos así cómo vivían los primeros vecinos de este hermoso lugar, en qué condiciones tan difíciles salían adelante y, también, las prácticas tradicionales que ayudaron a conservar el territorio. Acceder a esta memoria histórica nos ayudará a valorar más Calblanque, y a cuidarlo y defenderlo, estoy convencido.

Algunos apuntes históricos sobre Calblanque (información aportada por la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente):

Pese a haber albergado asentamientos prehistóricos, Calblanque se encontró muy deshabitado por las temidas incursiones piratas, y no fue poblándose hasta principios del siglo XIX, cuando el Ayuntamiento de Cartagena fue arrendando algunas tierras para uso agrícola.

Todavía hoy se pueden observar numerosos vestigios del pasado agrícola de Calblanque. Pozos, acequias, casas cúbicas, aljibes y terrazas de cultivo siguen presentes en los paisajes del parque regional.

Por el clima tan árido, la agricultura tradicional era de secano, con cultivos de cereales como trigo, avena y cebada, así como bancales de habas, pésoles, algarrobos, olivos, higueras, acebuches (olivo silvestre) y almendros. Si la finca disponía de agua, generalmente de pozo, se solían plantar tomates, pepinos, cebollas, patatas, ñoras y alfalfa para el ganado. En los bancales también se plantaban sandías, melones y viñas.

Según el testimonio de algunos vecinos, como Juan Huertas, que actualmente reside en Los Belones, los campesinos de Calblanque realizaban sus tareas a mano y con la ayuda de mulas o asnos (aquellos que podían permitírselo, no todos podían).

Para muchas familias la agricultura tradicional era un medio de subsistencia y se alimentaban básicamente de lo que cultivaban o intercambiaban con sus vecinos: pan, almendras, higos y embutidos, entre otros productos que se elaboraban en casa.

De cabras y ovejas obtenían leche, carne, lana para los colchones y estiércol para abonar los campos. Únicamente vendían el sobrante y compraban algunos productos a los comerciantes que iban recorriendo las poblaciones.

Los habitantes de Calblanque también sabían aprovechar las plantas del entorno. Con el abundante esparto realizaban artesanalmente cuerdas, esteras, cestas, serones o calzado, y con las hojas de palmito fabricaban escobas para venderlas.

Con las sucesivas transformaciones económicas, tecnológicas y sociales, pero sobre todo con el progresivo auge del turismo, los habitantes de Calblanque fueron abandonando la vida rural para dedicarse a otros oficios y despoblaron la zona. No obstante, todavía hoy perduran actividades tradicionales como la apicultura y el pastoreo, y algunos descendientes y otras personas que se instalaron después mantienen con vida los pequeños núcleos de población del parque regional.

Estaría bien algún comentario de vecinos de Calblanque, o de familiares de estos pobladores. ¿Alguien se anima?

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy