Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




El gallipato resiste en Sierra Espuña
( 9 Votos )
04.01.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Ejemplar de gallipato. FOTO: CARM


Medio Ambiente localiza en el parque regional una población reproductora de este escaso y amenazado anfibio

Su presencia refuerza la importancia de este espacio natural como una de las zonas con mayor diversidad de anfibios del sureste ibérico

El hallazgo de una pequeña población reproductora de gallipato en Sierra Espuña es la confirmación de que este raro y escaso anfibio aún resiste en el parque regional, puesto que existen citas de hace algunas décadas (años 80 y 90 del siglo pasado), pero estamos tan necesitados de buenas noticias ambientales que casi deberíamos tomarnos esta noticia como si fuera un descubrimiento. El caso es que agentes medioambientales han confirmado que el ‘Pleurodeles waltl’ sigue reproduciéndose en este espacio natural tras localizar en una fuente cinco ejemplares en avanzado estado de desarrollo.

Alguna vez os he hablado en el blog del gallipato, uno de esos bichos que no son mediáticos pero cuya presencia es sinónimo de vida y calidad de los hábitats. Catalogado como vulnerable en 'El libro rojo de los vertebrados de Murcia' (2006), hasta el momento solo estaba documentado en la Región en la Rambla de Tobarrillas (Yecla), aunque se desconoce en qué situación se encuentra en este cauce del Altiplano. Es una especie rara en todo el sureste ibérico, recuerda la  Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, con escasas poblaciones en las Sierras del Segura y las Villas (Jaén y Albacete) y Villena (Alicante). Está ausente en toda la mitad oriental de Granada y en la provincia de Almería.

El gallipato no está solo en Sierra Espuña, un espacio natural muy rico en anfibios, puesto que también crían en el parque regional otras seis especies: sapo común (‘Bufo spinosus’), sapo corredor (‘Bufo calamita’), sapillo moteado (‘Pelodytes punctatus’), sapo de espuelas (‘Pelobates cultripes’), rana común (‘Pelophylax perezi’) y sapo partero bético (‘Alytes dickhilleni’), especie esta última que es endémica del sureste ibérico. A estas especies, señala la Consejería, podría sumarse la salamandra (‘Salamandra salamandra’), que también fue citada hasta los años 90 "y tal vez siga presente en la zona".

Medio Ambiente entiende que es necesario poner en marcha medidas de conservación para los anfibios, "un elemento imprescindible en los sistemas naturales, donde actúan como controladores de las poblaciones de invertebrados, y son un excelente bioindicador de la salud de los ecosistemas". Por este motivo, y a propuesta de la Asociación Herpetológica de Murcia (Ahemur), mejorará la accesibilidad de diversas albercas y balsas, lo que contribuirá a mejorar las condiciones de vida de los anfibios. También se hará un seguimiento de este anfibio urodelo (con cola en estado adulto) de hasta 30 centímetros de longitud.

Y es que los anfibios, una especie que no goza precisamente del aprecio popular, tienen casi todo en contra: sus principales problemas de conservación tienen que ver con la "alteración y la destrucción de las zonas acuáticas que utilizan para reproducirse", informa Medio Ambiente. A la pérdida de espacio vital hay que añadir los efectos del cambio climático y la introducción de especies invasoras (galápagos, peces y cangrejos). El resultado es que los anfibios están considerados como el grupo de vertebrados más amenazado a nivel mundial.

En el caso del gallipato, y pese a las citas de hace casi treinta años, en Sierra Espuña se le había dado por perdido porque no se había detectado su presencia en muestreos recientes de anfibios realizados tanto por personal del parque como por la Universidad de Murcia y asociaciones como Ahemur y Meles. Hasta la primavera de 2014, cuando el biólogo Eugenio Martínez Noguera observó dos ejemplares adultos y los agentes medioambientales encontraron otro más, en este caso una hembra adulta. Tras estos avistamientos se ha podido confirmar la existencia de una población reproductora de la especie.

El gallipato, que no tiene un aspecto especialmente atractivo, cuenta sin embargo con una biología peculiar. Tomad nota: en estado adulto alterna periodos de actividad terrestre y acuática, y posee un mecanismo defensivo único en el mundo animal, pues es capaz de atravesar su propia piel con los extremos puntiagudos de sus costillas para defenderse en caso de ataque. Para ello cuenta con unos orificios situados a ambos costados del cuerpo. Este anfibio también muestra una inusual capacidad de regenerar algunas partes de su cuerpo en caso de accidente o amputación, por lo que se les utiliza en proyectos de investigación relacionados con la embriología, la fisiología e incluso la biología espacial.

¿Algún comentario?

Comentarios (4)Add Comment
...
escrito por Ahemur, enero 04, 2016
Magnífica noticia, pero no se trata en realidad de una reintroducción exitosa?
...
escrito por M. A. Ruiz, enero 04, 2016

Hola Ahemur, en la información facilitada por la Comunidad Autónoma no se habla de reintroducción alguna.

Saludos.
...
escrito por Eduardo, enero 04, 2016
Hola Miguel Ángel, alguien intenta usurpar nuestra identidad en el comentario anterior, que por supuesto no ha sido escrito por nosotros . Un saludo
...
escrito por M. A. Ruiz, enero 04, 2016

Hola Eduardo, gracias por avisar, tomo nota, aunque espero que no se trate de una apropiación malintencionada.

Saludos.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy