Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




El viaje de 10.000 kilómetros de las carracas
( 3 Votos )
21.10.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Una carraca marcada con un geolocalizador. FOTO: JAVIER DE LA PUENTE / SEO-BIRDLIFE

Científicos de nueve países detallan por primera vez las rutas migratorias entre Europa y el sur de África de esta vistosa ave

Las poblaciones de 'Coracias garrulus' en la Región han bajado de 600 a 400 parejas en los últimos 25 años

Hay pocas aves en nuestro entorno tan vistosas como la carraca, salvando el abejaruco, la abubilla y alguna otra (cada uno tiene sus favoritas). Pero lo cierto es que el plumaje azul y castaño de este pájaro de tamaño medio es un flash que no pasa desapercibido a quien tiene la suerte de verlas en el campo. Por algo las llaman también azulejos. Son bonitas y también puntuales: a partir de la segunda quincena de abril comenzamos a verlas en la península, donde permanecen la mitad del año antes de emprender el regreso a África, donde pasan el invierno. Esto es lo que se ha sabido de esta especie, a grandes rasgos, hasta que se ha completado el seguimiento de 34 ejemplares marcados con anillas y geolocalizadores a cargo de científicos de varios países europeos (España, Reino Unido, Portugal, Francia, Austria, Suiza, Montenegro, Lituania y Chipre), un trabajo que acaba de divulgar la publicación especializada 'Diversity and Distributions'.

Este sería el resumen de urgencia del periplo migratorio de las carracas: crían en Europa, sobrevuelan el Mediterráneo por distintos puntos y pasan el invierno en el sur de África después de hacer un alto en el camino en el área subsahariana. 10.000 kilómetros de aventura y supervivencia, hasta ahora prácticamente desconocidos, que ha documentado un equipo científico de nueve países.

Mediante este trabajo se han desvelado "las rutas de migración, los sitios de descanso y los cuarteles de invierno, así como el grado de conectividad migratoria para distintas poblaciones de esta especie”, ha explicado a la agencia Sinc Deseada Parejo, investigadora en el departamento de Anatomía, Biología Celular y Zoología de la Universidad de Extremadura (UEx) y coautora del estudio. Desde España también han participado científicos de SEO/BirdLife y de la Estación Experimental de Zonas Áridas del CSIC en Almería.

Como tantas aves, la carraca atraviesa un momento delicado: las malas prácticas agrícolas* en sus lugares de cría han debilitado sus poblaciones, de ahí la importancia de estudios como éste, que “ha permitido identificar áreas clave y mejorar el conocimiento de la especie”, indica Parejo. Por ejemplo, la importancia de las zonas del norte de las sabanas del Sahel y de Sudán, donde todas las aves paran a descansar antes de proseguir su camino hacia latitudes más meriodionales.

Del seguimiento de los ejemplares radiomarcados se desprende un nivel de conectividad migratoria "alto" para las carracas que se reproducen en el este de Europa y "bajo" para las que crían en el oeste del mismo continente. “La conectividad migratoria hace referencia al grado en el que individuos de la misma población reproductora invernan juntos, de modo que una alta conectividad indica que los individuos de distintas poblaciones reproductoras prácticamente no se mezclan en los cuarteles de invernada”, explica la investigadora.

Para los científicos, la baja conectividad de la carracas del oeste es “positiva” porque reduce la sensibilidad de las distintas poblaciones reproductoras a pérdidas de hábitats locales en los cuarteles de invierno, al contrario de lo que sucede con las carracas del este de Europa, que son más sensibles a alteraciones locales de hábitat durante el invierno.

Las poblaciones murcianas no son ajenas al bajón global de la especie: si hace 25 años criaban en la Región unas 600 parejas, la estimación actual no supera las 400 (fundamentalmente en la Comarca Oriental, la Vega Media del Segura y el Valle del Guadalentín). Lo sabemos gracias al paciente trabajo de seguimiento que realiza la asociación La Carraca, que dirige el tenaz Miguel Ángel Núñez Herrero.

Comentarios, por favor.

PD.
Lo que los científicos entienden por malas prácticas agrícolas que perjudican a la biodiversidad: cultivos intensivos; transformación de secanos tradicionales en regadíos; pérdida de la vegetación natural, setos y arbolado; empleo indiscriminado de plaguicidas; y falta de lugares donde anidar.

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por biologist, octubre 21, 2015
Ciencia aplicada, una gran investigación que algunos indocumentados dirán que no sirve para nada, pero que tiene un gran valor. Las aves son un gran bioindicador y hay que prestarles toda la atención posible.

Saludos desde EE UU y gracias por compartir en este excelente blog.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy