Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




El cebro sigue siendo un misterio
( 6 Votos )
22.09.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El cebro ibérico se parecería mucho a un caballo de Przewalski ('Equus przewalskii'), según los investigadores, pero de color gris  en lugar de color arena. 

Un equipo de investigadores trata de arrojar luz sobre este équido salvaje que se extinguió en la península en el siglo XVI

La encebra resistió en Lorca y Caravaca de la Cruz hasta el siglo XIV

La de veces que habré pasado con el coche por esa carretera cerca de Jumilla preguntándome: "Las Encebras, ¿de dónde habrá salido este nombre?". Pues este topónimo se debe muy probablemente a la presencia en el Altiplano de uno de los animales más misteriosos que han poblado recientemente la península: el cebro o encebra, o incluso zebro con 'z', un pariente cercano del caballo que fue muy abundante en la Edad Media y que se extinguió a finales del siglo XVI. Los últimos ejemplares se movieron entre La Roda y Chinchilla (Albacete), y en Murcia resistieron hasta el siglo XIV en Lorca y Caravaca de la Cruz. Este équido, ampliamente descrito en registros históricos, sigue siendo sin embargo un enigma para la ciencia. Una incógnita que trata de resolver un equipo de investigadores de la Universidad de Oviedo.

No me digáis que no es curioso: siete siglos antes de que los europeos descubrieran a las cebras africanas, 'cebra' y 'cebro' eran términos que ya se utilizaban para denominar a esta especie, que en su época se identificaba más con un asno salvaje que con el caballo, y que Cervantes ('El Quijote') y Lope de Vega (en 'La hermosura de Angélica') mencionaron en su obra. También el rey Alfonso XI, en su célebre 'Libro de la montería' (siglo XIV), deja constancia de la presencia de este caballo salvaje en Cieza, Caravaca de la Cruz y Lorca, como recuerda en su web la Asociación de Amigos de la Historia de Albacete:

“En tierra de Lorca... El Rio de Villa Franca es buen monte de Puerco e de Encebras en invierno”.

“En tierra de Celda e de Caravaca... Las Cabeças de Copares es buen monte de Puerco e de Encebras en invierno...”.

Un religioso, Fray Martín Sarmiento (1695-1771), fue el primero en preguntarse acerca de este animal después de su desaparición, cuando supo que los montes de Cebreiro (Galicia) debían su nombre a la abundancia de onagros en el siglo XIII. El caso es que nadie pareció acordarse de los cebros ibéricos hasta hace casi un siglo, cuando la Academia de Ciencias de Lisboa propició en 1922 un debate entre lingüistas e historiadores, como recuerda la agencia SINC.

Más adelante, en 1957, el naturalista Dimas Fernández-Galiano apoyó la hipótesis de que se trataba de un asno salvaje, una teoría que chocaba con la ausencia de fósiles de estos animales en la península. En 1992, el investigador de la Universidad de Oviedo Carlos Nores, autor principal del estudio que se publica en 'Anthropozoologica', apostó por otra posibilidad: podría tratarse de una especie de onagro europeo, conocida como el asno de Otranto 'Equus hydruntinus', que existió en el sur de Europa durante el Pleistoceno y del que se habían encontrado fósiles en la península ibérica hasta la edad de Cobre.

“Pero la paleogenetista francesa Eva-María Geigl acabó demostrando que el auténtico 'Equus hydruntinus' se había extinguido en el Pleistoceno y que los restos óseos atribuidos a esta especie en realidad eran de caballo, aunque físicamente estos caballos salvajes eran parecidos al extinto asno de Otranto”, ha explicado el investigador.

Una vez analizada toda la información histórica y científica a su alcance, el nuevo estudio de Nores y su equipo expone cuatro hipótesis posibles: el cebro pudo ser un 'Equus hydruntinus'; un caballo salvaje; un onagro importado de Oriente Próximo; o un asno o caballo doméstico cimarrón. “La hipótesis más plausible parece ser la del último reducto del caballo salvaje de Europa occidental; de hecho, sabemos que autores romanos y altomedievales han comentado la presencia de caballos salvajes en Iberia en los primeros siglos de nuestra era, y sus descripciones son coincidentes con las posteriores que tenemos del cebro”, señala Nores.

Esta hipótesis es la que presenta menos discrepancias con los datos arqueológicos, genéticos e históricos, según Nores, “pero cualquier descubrimiento futuro puede relegarla a favor de cualquiera de las otras porque persisten algunas dudas”, advierte el investigador, consciente de que es muy difícil cerrar aún este misterio de la fauna ibérica.

¿Qué os parece esta historia de los cebros? ¿Algún comentario?

Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Rubén , septiembre 23, 2015
Restos óseos de hydruntinus aparecieron en el yacimiento de Quibas junto a numerosos restos de otras especies todavía vivas. Pero parece ser que se extinguió y que no tiene nada que ver con los murcibios, que es como se denominaban aquí a esto equidos salvajes que tampoco tenían nada que ver con los caballos europeos.
...
escrito por Hieraaetus, septiembre 24, 2015
Es apasionante el tema del enigmático Zebro o Enzebra, principalmente porque, sea lo que fuere, debió extinguirse antes de que se elaborasen las Relaciones Topográficas de Felipe II (1580), donde con toda seguridad habría quedado reflejada su presencia municipio por municipio.

Por cierto, en Pinoso existe otro caserío denominado "Encebras" o, como lo llaman en valenciano, "Enzebres", muy cerca del paraje jumillano. En Almansa, cerca del límite provincial hay otra Casa de las Encebras. Sin duda este équido debió habitar estos rincones de la Península, pero probablemente nos quedemos sin saber su naturaleza real.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy