Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




El agua que ¿tira? el Ebro
( 18 Votos )
18.03.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El río Ebro, desbordado, en una fotografía tomada hace unas semanas. FOTO: EFE

Profesores y científicos de más de cuarenta universidades apoyan un documento sobre medidas eficaces para evitar inundaciones

Nueve profesores murcianos suscriben el informe de la Fundación Nueva Cultura del Agua

Vamos a ver, el agua que los ríos tiran al mar, ¿es un desperdicio, habría que trasvasarla a territorios con déficit hídrico? En el caso del Ebro, ¿estaría justificado un trasvase a Valencia, Murcia y Almería después de contemplar las inundaciones por la reciente crecida del río? Este es el mensaje político que se envía desde el Sureste (aunque se rechaza desde los mismos partidos en Aragón). Para los científicos, no hay debate: las crecidas forman parte de la dinámica natural de los ríos y las inundaciones son la consecuencia de una mala gestión de los cauces. Y así se sostiene en el documento 'Por unas medidas sostenibles y eficaces al riesgo de inundaciones', elaborado por la Fundación Nueva Cultura del Agua, que apoyan expertos de más de cuarenta universidades de toda España y el extranjero, centros de investigación y organizaciones ambientalistas.

"El objetivo del manifiesto es constatar que no existe un debate científico sino un consenso en torno a este tema con unas propuestas muy diferentes a las que en la actualidad se están aplicando por parte de las administraciones", asegura esta fundación antitrasvasista con sede en Zaragoza y cuya directora técnica es la bióloga murciana Julia Martínez, profesora asociada de Ecología en la Universidad Miguel Hernández de Elche, investigadora en numerosos proyectos de la UMU y miembro destacado de Ecologistas en Acción. Si miráis con atención la lista de adhesiones que viene al final del post encontraréis más apoyos desde la Región de Murcia: los profesores de la UMU Miguel Ángel Esteve Selma, David Verdiell Cubedo, María del Rosario Vidal-Abarca Gutiérrez, Andrés Millán Sánchez, Javier Martínez López, Josefa Velasco García, María Luisa Suárez Alonso y Marina Aboal Sanjurjo.

Aquí os dejo el documento y las adhesiones:

POR UNAS MEDIDAS SOSTENIBLES Y EFICACES FRENTE AL RIESGO DE INUNDACIONES

Los expertos y entidades abajo firmantes, además de la solidaridad con los damnificados por las recientes inundaciones del Ebro, queremos expresar el amplio consenso existente en torno a las medidas más eficaces para una gestión sostenible y eficiente de los riesgos de inundaciones, consenso que se sintetiza en lo siguiente:

1. Las crecidas forman parte de la dinámica natural de los ríos y aportan de forma gratuita importantes servicios a la sociedad

Los ríos, con sus cauces, riberas y sotos, son ecosistemas vivos en permanente cambio. Las crecidas fluviales forman parte de la dinámica natural de los ríos y son imprescindibles para la dinámica geomorfológica y el buen estado ecológico de los ríos. Las crecidas proporcionan innumerables servicios para el conjunto de la sociedad como son: i) constituir el mecanismo que tienen los ríos para limpiar su propio cauce, facilitando la depuración de las aguas; ii) favorecer la recarga del acuífero aluvial; iii) mantener la fertilización natural de las tierras de cultivo; iv) contribuir a la biodiversidad, manteniendo cúmulos de gravas y otros elementos fundamentales para la vegetación, además de ser importantes zonas para la freza de peces y refugio para otras especies de fauna; v) eliminar especies invasoras (como la mosca negra en el Ebro) y controlar las poblaciones excesivas de determinadas especies, como las algas; vi) aportar arenas a las playas, vii) aportar sedimentos y nutrientes a los deltas y evitar el retroceso de la cuña salina en las desembocaduras y viii) constituir fuentes de fertilización para las pesquerías costeras. Por otra parte, a veces se interpreta que las avenidas representan también un despilfarro de agua, dado que tales volúmenes serían susceptibles de ser aprovechados mediante su almacenaje y transporte, sin embargo esto carece de sentido por la imposibilidad técnica y económica de manejar tales caudales, además de que se perderían las funciones ecosistémicas y los consiguientes servicios que aportan a la sociedad.

2. Los daños por las inundaciones están aumentando por una mala gestión del territorio

El mal uso del territorio es la principal causa de que los daños de las inundaciones sean cada vez mayores. Este mal uso obedece a tres procesos principales. En primer lugar está aumentando la superficie sellada, es decir, el área ocupada por superficies impermeables (estructuras urbanas, viales, etc.), con lo que disminuye la infiltración natural y aumenta la escorrentía. En segundo lugar, las zonas inundables están cada vez más ocupadas por edificios y otras infraestructuras, por lo que frente a inundaciones similares, los daños para personas y bienes son cada vez mayores. Finalmente, las infraestructuras como carreteras y taludes cortan y desorganizan las redes de drenaje natural, de forma que el agua se ve obligada a alterar sus flujos, afectando así a nuevos espacios hasta ese momento libres de inundaciones.

3. Las medidas de la vieja hidráulica han demostrado su limitada utilidad

Estudios científicos y técnicos en todos los países desarrollados, incluyendo a España, demuestran un continuo aumento en los daños económicos por inundaciones, pese al incremento de medidas estructurales (presas, diques, escolleras), lo que demuestra la escasa utilidad de tales medidas. Esto es así particularmente en cuencas con altos niveles de regulación, como es el caso de todos los ríos españoles, donde el posible beneficio de una infraestructura adicional es muy pequeño. En el caso de los embalses, tienen una capacidad muy limitada para laminar las grandes avenidas debido a la magnitud de las aportaciones registradas y a la incompatibilidad de la función de laminación con los otros usos de estas infraestructuras, como el uso hidroeléctrico, de abastecimiento o agrícola. Respecto a diques y motas de contención demasiado cerca del cauce, son igualmente ineficaces para evitar las grandes inundaciones. Finalmente los dragados (eufemísticamente denominados "limpiezas" del río) no resuelven nada porque apenas influyen en la altura de la corriente alcanzada durante las avenidas. Algunas intervenciones en los cauces, como la canalización o la construcción de escolleras no hacen sino trasladar los riesgos de las zonas que pretenden proteger a otras. La persistencia, contra toda evidencia científica, de los dragados como medida frente a las inundaciones representa un total desprecio al consenso científico y a la amplia experiencia acumulada en este campo. Por otra parte, la ejecución de estos dragados suele tramitarse por la vía de urgencia y sin el necesario amparo jurídico de acuerdo a la normativa española y comunitaria.

4. Además de poco útiles, las obras de infraestructura son muy caras

Además de poco útiles, embalses, presas de laminación de avenidas, diques y dragados tienen un elevadísimo coste y un reducido período de vida. Este es especialmente el caso de los dragados (o "limpiezas del río"), porque en poco tiempo los sedimentos vuelven a ocupar su lugar. Los dragados requieren además inversiones cuantiosas, por lo que representan un despilfarro económico completamente inútil que no puede admitirse en estos tiempos.

5. Embalses, dragados y motas son falsas soluciones que a la larga agravan los problemas

Los dragados, cortes de meandros y encauzamientos tienen complejas y negativas consecuencias para el riesgo por inundaciones aguas arriba y aguas abajo, al favorecer una mayor energía y velocidad de las aguas de avenida, aumentando su poder erosivo y capacidad de destrucción de infraestructuras. Por otra parte, la rotura de las motas de contención durante las grandes avenidas constituye el mayor peligro real para las vidas humanas relacionado con tales avenidas. Además, todas estas obras tienen un efecto perverso, al crear una falsa sensación de seguridad que favorece la invasión de la llanura de inundación, provocando a la larga mayores daños.

6. Las obras de infraestructura ocasionan serios impactos ambientales

Dragados y cortas de meandros tienen gravísimas afecciones ambientales. Con el dragado se  rompe el equilibrio morfodinámico del río, se eliminan sedimentos, claves para el ecosistema fluvial, se elimina vegetación, se  destruyen hábitats naturales, afectando a la biodiversidad, generan  problemas de sequía en sotos y destrucción de biotopos. Además los dragados reducen la capacidad de autodepuración del río y tienen otros efectos negativos, como la erosión remontante y el descalzamiento de puentes, escolleras y otras estructuras.

7. En línea con la Directiva de Inundaciones, las medidas pasan por devolver su espacio a los ríos a través de una gestión adecuada de los territorios fluviales

La Directiva Europea de Inundaciones, aprobada en 2007, establece que no se puede (ni se debe) evitar las inundaciones, pero sí minimizar sus efectos perniciosos. Frente a la ineficacia de las medidas clásicas de la vieja hidráulica, la Directiva aboga por la renaturalización de los ecosistemas fluviales a través de la recuperación de las llanuras naturales de inundación como vía de laminación de las avenidas y la ordenación territorial en zonas inundables. Precisamente antes de diciembre de 2015 todas las cuencas deben disponer de Planes de Gestión de Riesgos de inundaciones basados en este enfoque. Se debe devolver a los ríos su propio espacio, estableciendo y gestionando el denominado territorio fluvial, como establece la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos. Esto es justamente lo que se está haciendo en Estados Unidos, en el Rhin y otros grandes ríos de Europa y en España en algunas zonas como la cuenca del Duero, al constatar que se trata de medidas mucho más eficaces y económicas.

Este territorio fluvial, constituido por el propio río y los espacios inundables adyacentes, actuaría como zona de expansión de las crecidas y en él se deben potenciar las funciones naturales de la llanura de inundación, como la laminación de las avenidas. Esta función laminadora de las llanuras de inundación se realiza mediante procesos de embalsamiento e infiltración e incluye la disipación de la energía de las avenidas y por tanto de su capacidad erosiva, debida a la fricción con sotos y al trazado meandriforme de los ríos. No puede haber mejor seguro para una población ribereña, que sustituir un fenómeno, la avenida, por otro de menores efectos negativos, el desbordamiento, en áreas en las que tales desbordamientos den lugar a los menores daños y los máximos beneficios. De hecho, el Real Decreto de Evaluación y Gestión de Inundaciones cita como primeras medidas a incorporar en los Planes de gestión del riesgo las de "restauración fluvial, conducentes a la recuperación del comportamiento natural de la zona inundable...".

Establecer y gestionar adecuadamente el territorio fluvial para paliar los daños de las inundaciones requiere i) Recuperar meandros y bosques de ribera, que contribuyen a disipar la energía de las crecidas; ii) Retranquear o eliminar diques y motas, dotándolas –en su caso- de compuertas para expandir la inundación suavemente y permitir luego la evacuación de la inundación cuando baje el nivel del río y reduciendo la capacidad destructiva de la avenida aguas abajo; iii) Adaptar los usos a la inundabilidad. Esto implica revisar los planes municipales de ordenación urbana y favorecer en las llanuras de inundación usos agrícolas compatibles con la inundabilidad; iv) Aplicar sistemas de seguros y compensaciones adecuadas a los agricultores que vean afectadas sus cosechas; v) Impulsar la investigación, el intercambio de buenas prácticas, la formación, educación, comunicación y participación públicas en torno a los ríos y el papel de las crecidas, en la certeza de que solo una sociedad bien informada apoyará una gestión adecuada de los territorios fluviales.

¿Algún comentario?

FIRMANTES

UNIVERSIDADES Y CENTROS DE INVESTIGACIÓN


Abel La Calle Marcos- Universidad de Almería
Adolfo Cordero Rivera- Dpto. Ecología y Biología Animal de la Universidade de Vigo
Adrián González Guzmán- Dpto. Edafología y Química agrícola de la Universidad de Santiago de Compostela
Adrián Escudero Alcántara- Dpto. Biodiversidad y conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
Alberto Suarez Esteban- Dpto. Recursos renovables de la Universidad de Alberta
Alberto Martí Ezpeleta- Dpto. Geografía física de la Universidad de Santiago de Compostela
Alberto Tinau Ranera- Dpto. Zoología de la Universidad de Granada
Alfonso Garmendia Salvador- Dpto. Ecosistemas agroforestales de la Universitat Politècnica de València
Alfredo Ollero Ojeda- Dpto. Geografía y ordenación del territorio de la Universidad de Zaragoza
Ana Rallo Gruss- Universidad del País vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea
Ana Ruiz Navarro- Dpt. Life & Environmental Science Bournemouth University
Ana María López Peralta- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos Andrés Millán Sánchez- Dpto. Ecología e hidrología de la Universidad de Murcia
Ángel Raúl Ruiz Pulpón- Dpto. Geografía y ordenación del territorio de la Universidad de Castilla-La Mancha
Antonio Camacho González- Dpto. Microbiología y Ecología de la Universitat de València
Arantzazu Luzuriaga Gamboa- Dpto. Biología y Geología de la Universidad Rey Juan Carlos
Arturo Elosegi- Dpto. Biología vegetal y ecología de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea
Arturo Sousa Martín- Dpto. Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Sevilla
Askoa Ibisate González de Matauco- Dpto. Geografía, prehistoria y arqueología de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea
Beatriz Larraz Iribas- Dpto. Economía política de la Universidad de Castilla-La Mancha
Belinda Gallardo Armas- Biodiversidad y Conservación del Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC)
Carles Ibáñez Martí- Fundación Nueva Cultura del Agua
Carlos Fernández Delgado- Dpto. Zoología de la Universidad de Córdoba
Carlos García de Leaniz Caprile- Dpto. BioSciences de la Swansea University
Carmen Casado Sancho- Dpto. Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid
Carmen Conde Núñez- Dpto. Didáctica de ciencias experimentales y matemáticas de la Universidad de Extremadura
Carolina Martínez Ruiz- Dpto. Ciencias Agroforestales de la Universidad de Valladolid
Cayetano Gutiérrez Cánovas- Dpt. Organisms and environment. University of Cardiff
César González Cebollada- Dpto. Ciencia y tecnología de materiales y fluidos de la Universidad de Zaragoza
Daniel Mora Mur- Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF)
David Galicia Herbada - Dpto. Biología Vegetal de la Universidad Complutense de Madrid
David Granado García- Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF)
David Verdiell Cubedo- Dpto. Zoología de la Universidad de Murcia
David Gutiérrez García- Dpto. Biodiversidad y conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
David Velázquez Martínez- Dpto. Biología de la Universidad Autónoma de Madrid
Diego García de Jalón- Dpto. Sistemas y Recursos Naturales de la Universidad Politécnica de Madrid
Domingo Alcaraz Segura- Dpto. Botánica de la Universidad de Granada
Eladio L. García de la Morena- Dpto. Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid-SECIM
Emi Martín Queller- Dpto. Ecología de la Universidad Aix-Marseille, Francia -Instituto Mediterráneo de Biodiversidad y Ecología
Enrique Navarro Rodríguez- Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC)
Eva García Vázquez- Dpto. Biología funcional de la Universidad de Oviedo
F. Javier Jiménez Nieva- Dpto. Biología Ambiental y Salud Pública de la Universidad de Huelva
Fernando Cobo Gradín- Dpto. Zoología y antropología física de la Universidad de Santiago de Compostela
Fernando Magdaleno Mas- Dpto. Ingeniería civil, hidráulica y ordenación del territorio de la Universidad Politécnica de Madrid
Francesc Mesquita Joanes- Dpto. Microbiología y ecología de la Universitat de València
Francesc La-Roca- Dpto. Economía Aplicada de la Universitat de València
Francisca Fuentes Rodríguez- Dpto. Biología y Geología de la Universidad de Almería
Francisco García Novo- Dpto. Ecología de la Universidad de Sevilla
Francisco José Aranda Pérez- Dpto. Historia de la Universidad de Castilla-La Mancha
Frederic Casals Martí- Dpto. Producció Animal - Fauna silvestre de la Universitat de Lleida
Gonzalo Rincón Sanz- Grupo de Investigación Hidrobiología de la Universidad Politécnica de Madrid
Graciela Ferrer Matvieychuc- Dpto. Economía Aplicada de la Universitat de València/ Fundación Nueva Cultura del Agua
Guillermina Garzón Heydt- Dpto. Geodinámica de la Universidad Complutense de Madrid
Ibón Aristi de la Hoz- Dpto. Biología vegetal y ecología de la Universidad del País vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea
Ibone Ametzaga Arregi- Dpto. Biología vegetal y ecología de la Universidad del País vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea
Idoia Biurrun Galarraga- Dpto. Biología vegetal y Ecología de la Universidad del País vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea
Ignacio Granados Martínez-Centro de Investigación. Parque Nacional Sierra de Guadarrama.
Irene Cordero Herrera- Instituto de Ciencias Agrarias (CSIC)
J. Julio Camarero Martínez- Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC)
Javier Gortázar Rubial- Grupo de Investigación Hidrobiología (Universidad Politécnica de Madrid)/ Ecohidráulica, S.L.
Javier Morales Martín- Dpto. Biología animal de la Universidad de Salamanca
Javier Martínez López- Dpto. Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia
Javier Martínez Abaigar- Dpto. Agricultura y Alimentación de la Universidad de La Rioja
Jesús Carrera Ramírez- Grupo de Hidrología Subterránea de la Universitat Politécnica de Catalunya-CSIC/ Fundación Nueva Cultura del Agua
Jesús Villellas Ariño- Universidad de Uppsala
Joan Corominas Masip- Fundación Nueva Cultura del Agua
Joan Llovet López- Unidad Mixta CEAM-UA
Joao Serrano- Instituto Politécnico de Santarém e Universidade de Évora
Joaquín Solana Gutiérrez- Dpto. Ingeniería y Gestión Forestal y Ambiental de la Universidad Politécnica de Madrid
Jordi Cortina Segarra- Society for Ecological Restoration (European chapter)
Jorge Olcina Cantos- Dpto. Análisis geográfico regional y geografía básica de la Universidad de Alicante
Jorge Teniente Vallina- Dpto. Ingeniería eléctrica y electrónica de la Universidad Pública de Navarra
Jorge Rubén Sánchez González- Dpto. Biología de Organismos y Sistemas de la Universidad de Oviedo
José Antonio Hódar Correa- Dpto. Ecología de la Universidad de Granada
José Luis Moreno Alcaraz- Dpto. Limnología Aplicada e Hidrobiología de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Centro Regional de Estudios del Agua
José Luis Yela García- Dpto. Zoología y conservación biológica de la Universidad de Castilla-La Mancha / Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo
José Luis Margalet Fernández- Dpto. Biodiversidad y conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
José Manuel González Vázquez- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
José Manuel Nicolau- Dpto. Ciencias agrarias y medio natural de la Universidad de Zaragoza
José Manuel Tierno de Figueroa- Universidad de Granada
José Vicente de Lucio Fernández- Dpto. de Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá
Josefa Velasco García- Dpto. Ecología e hidrología de la Universidad de Murcia
Joserra Díez López- Universidad del País Vasco /Euskal Herriko Unibertsitatea
Josu Elso Huarte- CIREF / Wetlands International European Association
Juan Rueda Sevilla- Dpto. Microbiología y ecología de la Universitat de València
Juan Traba Díaz- Dpto. Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid
Juan de la Riva Fernández- Dpto. Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Zaragoza
Juan Antonio Delgado Sáez- Dpto. Ecología de la Universidad Complutense de Madrid
Juan José Soler Cruz- Dpto. Ecología Funcional y Evolutiva de la Estación Experimental de Zonas Áridas
Juan Luis Hidalgo Cardós- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
Judit Maroto de Mercado- Grupo de Investigación Hidrobiología de la Universidad Politécnica de Madrid
Julia Martínez Fernández- Dpto. Biología Aplicada de la Universidad de Miguel Hernández
Julia Mª. Chacón Labella- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
Laura M. Melgar Sánchez- Universidad de Castilla La-Mancha/ Red del Tajo
Leandro del Moral Ituarte- Dpto. Geografía Humana de la Universidad de Sevilla
Lucía Galiano Pérez-Forest Dynamics Unit. Swiss Federal Institute for Forest, Snow and Landscape Research WSL (Switzerland)
Luis Cayuela Delgado- Dpto. Biodiversidad y conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
Manuel Martín-Vivaldi Martínez- Dpto. Zoología de la Universidad de Granada
Mª Rosario Vidal-Abarca Gutiérrez- Dpto. Ecología e Hidrología de la Universidad de Murci
Marcos Méndez Iglesias- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
María Sahuquillo Llinares-Universidad de Valencia
María Ángeles Puig García- Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CSIC). Ecología Continental (Integrative Freshwater Ecosystems group)
María José Servia García – Dpto. Biología animal, vegetal y ecología de la Universidad de A Coruña
María José González Amuchastegui- Dpto. Geografía, prehistoria y arqueología de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea
María Luisa Suárez Alonso- Dpto. Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia
Marina Aboal Sanjurjo- Dpto. Botánica de la Universidad de Murcia
Miguel Sánchez Fabre- Dpto. Geografía y ordenación del territorio de la Universidad de Zaragoza
Miguel Ángel Esteve Selma- Dpto. Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia
Myriam Catalá Rodríguez- Dpto. Ecotoxicología y Salud Ambiental de la Universidad Rey Juan Carlos
Narcís Prat Fornells- Dpto. Ecología de la Universitat de Barcelona
Nuria Hernández-Mora- Dpto. Geografía Humana de la Universidad de Sevilla/ FNCA
Núria Bonada Caparrós-Dpto. Ecología de la Universidad de Barcelona
Núria Catalán García- Uppsala University (Suecia)
Núria Vila Martínez- Unitat d'Ecosistemes Aquàtics (IRTA)/Universitat Rovira i Virgili
Olivia Barrantes Díaz- Dpto. Ciencias Agrarias y del Medio Natural de la Universidad de Zaragoza
Orbange Ormaetxea Arenaza- Dpto. Geografía, prehistoria y arqueología de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea
Pablo Moreno García- Grupo de Investigación Hidrobiología de la Universidad Politécnica de Madrid
Paloma Alcorlo Pagés- Dpto. Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid
Patricio García-Fayos Poveda- Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CSIC)
Pedro Brufao Curiel- Dpto. Derecho público de la Universidad de Extremadura
Pedro Arrojo Agudo- Dpto. Economía aplicada de la Universidad de Zaragoza
Pilar Rodríguez- Dpto. Zoología y BCA de la Universidad del País Vasco
Pilar Castro Díez- Dpto. Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá
Rafael Martínez Cebollada- Colegio de geógrafos de Aragón
Ramón Peña Martínez- Universitat de València
Raquel Esteban Terradillos-Instituto de Agrobiotecnología (CSIC)
Raquel Sánchez de Pedro Crespo- Dpto. Ecología de la Universidad de Málaga
Raúl de la Mata Pombo- Biological Sciences. University of Montana
Ricardo García González- Dpto. Conservación de la Biodiversidad y Restauración de Ecosistemas del Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC)
Rosa Chefaoui Díaz- Universidade do Algarve
Roser Ortiz Lerín- Dpto. Botánica de la Universidad de Barcelona
Rubén Milla Gutiérrez- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
Rufino Vieira Lanero-Estación de Hidrobiología "Encoro do Con" USC
Samuel Sánchez Cepeda- Dpto. Didáctica de ciencias experimentales y matemáticas de la Universidad de Extremadura
Sandra Barca Bravo-Asociación Gallega de Investigadores del Agua (AGAIA)
Sara Palacio Blasco- Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC)
Sergi Capapé Miralles- Dpto. Ingeniería hidráulica, marítima y ambiental de la Universitat Politècnica de Catalunya
Sergio Velasco Ayuso- School of Life Sciences. Arizona State University
Sonia Merinero Mesa- Dpto. Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos
Tony Herrera Grao-Centro Ibérico de Restauración Fluvial/ Fundación Nueva Cultura del Agua
Vanesa Martínez Fernández-Dpto. Sistemas y Recursos Naturales de la Universidad Politécnica de Madrid
William Colom Montero- Ecology and Genetics, Erken Laboratory. Uppsala University (Sweden)
Xabier Santiso Carral- Dpto. Biología celular y ecología de la Universidade de Santiago de Compostela
Xavier de Quintana Pou- Càtedra d'Ecosistemes Litorals Mediterranis. Universitat de Girona

ORGANIZACIONES AMBIENTALES

AEMS Ríos con vida
Asociación Ibérica de Limnología
Asociación de Defensa del Territorio del Aljarafe (Sevilla)
Sociedad Ibérica de Ictiología (SIBIC)
Agrupación Naturalista Esparvel
Amigos de la Tierra
Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF)
Ecologistas en Acción
Ecologistas en Acción- Andalucía
Ecologistas en Acción - Aragón
Ecologistas en Acción – Zaragoza
Greenpeace España
WWF –España
WWF- Zaragoza

REDES NUEVA CULTURA DEL AGUA

Associació Xúquer Viu
Red Andaluza Nueva Cultura del Agua
Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Aguan en el Tajo / Tejo y sus ríos
URA Nueva Cultura del Agua

OTROS APOYOS

Alejandro Cano Saavedra- Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo
Alejandro Moreno Sánchez- Asociación Silvema Serranía de Ronda
Antonio Amarillo González- Asociación Ecologista "Jaedilla"/ Ecologistas en Acción
Antonio Figueroa Abrio-Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua
Begoña Gartzia de Bikuña Redondo- Anbiotek
Berta Martínez Jáuregui
Blanca Valle Vila- Dpto. Ingeniería y Edificación de Tragsatec
Camino Jaso León- Jaso y asociados Consultores en Restauración fluvia
Caridad De Hoyos Alonso
Carmen Fernández-Enríquez - Investigadora postdoctoral
Chesús Ferrer Justes - Ecologistas en Acción Aragón
Concha Hernani Alcalde- Ecologistas en Acción La Rioja
Cristina Monge Lasierra (politóloga)
Daniel Mora Mur- CIREF
Daniel Otero Cabeza de Vaca- Tragsatec Ingeniería y Edificación
Ferrán Pauné i Fabré- Ferrán Pauné Consultor Ambiental
Fito Jiménez- URA Nueva Cultura del Agua de Navarra
Ignacio Prieto Leache- Tragsatec Ingeniería y Edificación
Iker Aramendia Landa- Yesa+no, lanak gelditu
Indalecio De la Lastra Valdor- Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua
Irene Valdés Mora- Tragsatec Ingeniería y Edificación
Ismael Sanz Bayón-Asociación Ambiental Volunta-Ríos Aragón
Jesús Abad Soria - Asociación Geográfica Ambiental
Jesús Navas Fernández- Ecologistas en Acción Roquetas de Mar
Jon San Sebastián Sauto- Tragsatec Ingeniería y Edificación
José Ángel Rupérez (ingeniero industrial)
José Tola- Clyma
José Luis García Cano- Confederación de Ecologistas en Acción
Josean Ascaso Pérez
Juan Barrio Iglesias
Julen Mendiguren Sotelo- URA Nueva Cultura del Agua de Navarra
Luis Clarimón Torrecillas- Departamento de Medio Ambiente de CCOO-Aragón
María Dolores Partearroyo Vallano
María Remedios Alarcón Víllora- IMIDRA
Mercedes Sanz-Navarro- T.S.L.D.C.
Miguel Ángel de la Cruz Alemán- Asociación ARDEIDAS
Nacho Escartín Lasierra- Agricultor de la ribera, Ecologistas en Acción Zaragoza
Oscar Martínez Tejero- Tragsatec Ingeniería y Edificación
Paco Iturbe Gracia- Divulgador ambiental. Miembro Ecologistas en Acción Aragón
Pedro Alberto Bravo Domínguez (geógrafo)
Pilar Diego-Madrazo-Plataforma contra la Especulación Urbanística y Ambiental de Candeleda
Rafael Martínez Cebolla- Colegio de Geógrafos de Aragón
Rafael Rocaspana Jové- GESNA Estudis Ambientals, SL
Rubén Ferrer Escudero- Asociación Cultural Onda Polígono
Soledad de la Llama- Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Aguan en el Tajo / Tejo y sus ríos (Red del Tajo / Rede do Tejo
Soledad Sanz Mateos- arquitecta y urbanista
Sonia Arce Castilla- IES Sevilla la Nueva, Madrid
Víctor Viñuales (sociólogo)

Comentarios (18)Add Comment
...
escrito por David, marzo 18, 2015
Muchas gracias Miguel Ángel por publicar esta noticia. Como tú bien dices la cuestión sobre si el agua de las riadas se pierde en el mar porque no se aprovecha para riego u otros usos está más que clarificado por parte de la comunidad científica. Como se confirma en el comunicado de la Nueva Cultura del Agua son innumerables los beneficios que conlleva que el agua de los ríos llegue al mar, y por paradójico que parezca todavía haya gente que piense que no debería ser así. Ahora bien, seguro que habrá más de un comentario en este blog que defienda las "bondades" de traer agua del Ebro por la sequía que padecemos... cuando el embalse más grande de la cuenca del Segura, el del Cenajo, está casi al 80% de su capacidad...
...
escrito por navarro, marzo 18, 2015
Por que no hay nadie desde holanda. Veo quienes firman y hay algo raro. No se lo que es. Me falta algo. Pero llevan razon lo mejor es aprovechar la tendencia natural del rio para gestionarlo, es lo mas economico. La gente, que no hubieran ocupado la zona. Los de urbanismo. Pues como los de cartagena, que obligan a construir en las ramblas que ya no son ramblas. O en el mar de mandarache, zona de inundacion de la rambla benipila. Y se quedan tan tranquilos. Incluso organizaciones eco lo ven mejor que crecer por los montes y tierras altas.
...
escrito por Lorenzo, marzo 18, 2015
Es necesaria una correcta planificación territorial, para lo que debemos ser capaces de identificar los riesgos, trabajo que corresponde al político de turno, y asumir las consecuencias de esos riesgos según los usos autorizados. El problema es variado: ocupación de zonas inundables, modificaciones geomorfológicas y edafológicas...
Que una avenida pueda resultar catastrófica, o que lo catastrófico sea nuestra planificación, es cuestión de como se mire.
...
escrito por amundsen, marzo 18, 2015
Muchos firmantes. A lo mejor el problema es ese; que somos muchos. Hacen falta más regadíos y tierras de cultivo que nunca, más granjas de porcino o de gallinas que nunca, más industrias que nunca, más puertos que nunca, mas casas que nunca, más canteras que nunca, mas de todo que nunca. También más agua que nunca, por muchas medidas de ahorro de agua que se empleen.

Algo más del 23% de la Región es red natura; que traducido quiere decir que en esta región uno de cada cuatro metros cuadrados es poco menos que intocable (sin contar las zonas que lindan con esas)

Es muy cierto que la naturaleza es más sabia que todos nosotros; y que la historia del hombre (lo que llamamos la historia de la civilización) es paralela (si es que no es lo mismo) a la lucha por domesticar la naturaleza y adaptarla a nosotros.

Tenemos dos opciones más o menos claras: o dejamos de crecer como especie (y eso incluye a todos los hijos de todos los que firman este escrito y a los míos si los hubiera) o seguimos moldeando la naturaleza de la forma más sostenible que nos sea posible.

Y hacedme un favor (y haceoslo a vosotros y a vuestros hijos): no me habléis más de "sostenibilidad del planeta", sino de "sostenibilidad del planeta contemplando el crecimiento exponencial de la raza humana". No recuerdo quien dijo que "quien no analiza las dos caras de un problema no está siendo justo" o algo así
...
escrito por navarro, marzo 18, 2015
Admusen. El planeta esta habitado por muchos pueblos y culturas. Los españoles estamos decreciendo y eso pese a la importacion de personas con otras culturas mucho mas prolificas. Españoles de verdad, no por cuestiones legales, no llegamos a 35 millones y decreciendo. Nos estamos adaptando muy bien al marco economico generado por la situacion legal del pais. Una buena expansion de la red natura con un cumpliento escrupuloso de esas interpretaciones de las directrices europeas y en treinta años seremos diez millones menos. A no ser que importemos africanos o asiaticos para suplir el deficit. Tampoco es que historicamente seamos muy prolificos.
...
escrito por Amundsen, marzo 18, 2015
No Navarro, el hecho de que "nosotros" decrezcamos o no, no es relevante. Hablamos de la globalidad. Al mundo le hacen falta más lechugas, más agua, más casas, más energía eléctrica, más madera, más leche, más huevos. Es la globalidad amigo, la globalidad.

Además no me gusta la idea (no sé si has querido decir eso y te pido perdón si no es así) de que por nacer en un punto geográfico del globo se tenga un derecho preferente sobre algo. El mismo derecho al agua del Segura y a sus beneficios tiene uno que nació en la misma orilla que un japones o un guineano. No se me ocurre una forma mejor de evitar (el caos a un plazo corto o medio) que limitar la libre circulación de personas entre todos los países del mundo. Sinceramente no tengo la solución, pero eso no significa que sea justo ni que yo me conforme. Tan español soy yo como cualquiera que lo sea "por cuestiones legales", pero no soy más español que él.
...
escrito por Frank Inspector, marzo 18, 2015
Lo que está claro es que debemos meternos en la cabeza que no somos dioses y por tanto, actuar (o mejor dicho, dejar de actuar) en consecuencia. No modificar cauces de ríos ni meternos en "fregaos" que luego se nos escapan de las manos y de los cuales, desconocemos sus consecuencias. Eso de que se desperdicia agua del Ebro, cuánta gente de los que dirán eso, se lavan los dientes con el agua del grifo abierto. Cuánta agua se desperdicia en cultivos que están fuera de lugar en esta región?. Cuántos pozos ilegales hay?. Cuántos vertidos ilegales hay que contaminan nuestras aguas?.

En cuanto a apropiarnos de un recurso, es también una mala costumbre nuestra. El lema de agua para todos, debemos aplicárnoslo todos. Y si hay daños por crecidas, no será más bien culpa nuestra?. Por, como he dicho antes, modificar cauces o construir cerca de los ríos?. Es como el que se va a vivir a las faldas de un volcán. Hay que saber a lo que te expones.

Desde luego, la solución a nuestra falta de agua no es una obra faraónica desde el Ebro, ni las ya más que aburridas promesas cada vez que se acercan elecciones.
...
escrito por Amundsen, marzo 18, 2015
Modificar un cauce no es necesariamente un "fregao". Existen cosas como la presa de Asuan o el Canal de Panamá, solo por poner dos ejemplos, de grandes obras que han hecho posibles cosas maravillosas para la humanidad. Tampoco todas las crecidas que hay son culpa nuestra, aunque algunas si lo son.

Aprovechando que muchos de los que firman son biólogos podéis preguntarles a ellos y os dirán que el término científico para definir a la raza humana en el organismo vivo que es la tierra, es el de PLAGA.

Si que estoy de acuerdo con Frank en que muchos de los que hablan luego malgastan en el agua y que hay un montón de pozos ilegales. Sin embargo por lo general en Murcia no se malgasta el agua en el riego. Eso pueden demostrároslo muy bien muchísimos agricultores de aquí que son, junto con los de Israel, los mejores en el tema. Tampoco creo que debamos hablar de cultivos están fuera de lugar en la Región, ya que aquí se cultiva cualquier cultivo con mucha menos agua que por ejemplo en Asturias o en Cataluña o en Castilla. Todo eso está contrastado y cualquiera puede comprobarlo.

Los embalses en España se hicieron con Franco y todos eran un disparate (al menos para la mayoría) pero por supuesto nadie ha quitado ni uno solo y no nos podemos hacer una idea pero ni aproximada (de verdad que no os hacéis idea) de como sería la vida en España, si esos embalses no estuvieran. ¿Os podéis imaginar tramitando hoy en día las autorizaciones para el Cenajo, o Entrepeñas o el Tiemblo?
...
escrito por Navarro, marzo 18, 2015
Agua, bien vamos a meter lo que era ciencia ficción hace 50 años. El sábado voy a una reunión de regantes. Nos van a exponer las cuentas, nos hablaran de l buena que es la gestión y tal. La gestion es como todas, un poco mejor que en lo publico y peor que la de uno mismo, no es importante. Lo importante y que era ciencia ficción. Precio real del metro cubico, 1,56 euros. Calculado sumando costes y amortizaciones. Recogemos agua de donde sea y de la calidad que sea, nos da igual, solo es mas dinero limpiarla. Depuración de fecales, ultrapurificacion de las grasas y de residuos. El agua ya limpia e verdad, a falta de su racion de cloro, se pasa por las membranas y sale limpia de sales. Luego se usa para hacer las mezclas con otra aguas para el riego. En California el mismo sistema se usa para agua potable. Esto era ciencia ficción, hoy solo es una cuestión de recursos, que cuestan dinero. Cuantos metros cúbicos pasan por Zaragoza en un segundo, durante la riada. Casi 2000, por segundo. Que no nos vengan con que no hay dinero. Son absurdamente ricos. Como países que queman gasolina a euro y medio el litro. Las guerras del agua, el agua y la energía nos proporcionan todo lo que necesitamos. Lo que es cierto es que nosotros no tenemos ningún derecho a pedirles agua a las gentes del ebro. Es su rio y tienen derecho a hacer con lo suyo lo que quieran, dentro de unos limites. Al igual que nosotros nos hemos cargado el segura y sus afluentes, para poder comer, no solo para beber. Sin energía, sin minerales, solo tenemos el agua y le sacamos el máximo rendimiento, y una pasta nos cuesta. Por eso siempre defenderé el dinero que se paga por el trasvase y que es solo para los que cuidan los bosques que alimentan el Tajo. No para dar de comer a funcionarios, o inversiones chorras fuera de esos pueblos que se sacrifican por nosotros.
...
escrito por Nico, marzo 19, 2015
Muy buenas Miguel Ángel,

La verdad es que personalmente no tengo una opinión definida en este asunto. Como biólogo suscribo totalmente el documento, pero me surgen unas dudas:

A caso el aumento de las riadas y el desarrollo del Delta del Ebro, hoy defendido por todos los ecólogos y ecologístas, no tienen cierto carácter antrópico por la deforestación a lo largo de su cauce? por lo que el aporte de material en suspensión es de origen artificial.

O muchos de esos firmantes, los murcianos por lo menos, son también firmes defensores del sistema de regadío de nuestra capital, las acequias. No son acaso estas también un método artificial de reconducir el agua del río, desde esa presa que es la Contraparada?.

No se cuestionan tampoco las salinas de Marchamalo, las de San Pedro, o las de Calblanque, como hábitat idóneo para ciertas especies de aves (migratorias o no), y para nuestro pez insignia, el fartet.

Que el agua no se desperdicia cuando los ríos desembocan en el mar, es una evidencia. Pero tal vez tampoco sea un desperdicio reconducir parte, una parte pequeña, de ese agua a zonas deficitarias, ni que sea perjudicial para la naturaleza.

Un saludo.
...
escrito por David, marzo 19, 2015
El problema Nico es que la palabra "reconducir" que tan inocentemente utilizas tiene muchas consecuencias ambientales, sociales y económicas ya que no se trata de abrir una zanja por la que el agua corre como cuando vas a regar el huerto. Estamos hablando de inversiones multimillonarias (que las pagaríamos todos los españolitos vivamos o no de la agricultura), con un impacto enorme ya que habría que construir cientos de km de canalizaciones y nuevos embalses para regular el agua a trasvasar. Lo primero que se debería hacer es mostrar a toda la sociedad española (ya que el agua es de todos y las inversiones saldrían de nuestros bolsillos) lo que realmente cuesta "reconducir" ese agua y la rentabilidad económica (si la hubiere) de dicho proyecto, y votamos tod@s en referendum... y a ver qué pasa!
...
escrito por M. A. Ruiz, marzo 19, 2015

Hola Nico, en principio creo que hay una gran diferencia entre el regadío tradicional y los grandes trasvases destinados a la agricultura intensiva. Contra los que no tengo nada en contra, por cierto. Ahora, creo que es necesario transmitir el mensaje de los expertos, o la verdad científica, frente a los eslóganes políticos que todos sabemos en lo que han quedado.

Creo que una sociedad madura y bien informada está en condiciones de decidir si quiere construir un trasvase, ¿por qué no? Pero ese debate debe iniciarse a partir de una información completa, con un gran consenso y escuchando a los científicos más que a los políticos. Por eso creo que es importante compartir información como ésta que estamos comentando.

Un saludo.
...
escrito por Nico, marzo 19, 2015
Buenas David,

Por supuesto que es una gran inversión por ello tenemos que hacer un estudio lo mas objetivo posible, de sus posibles beneficios y sus efectos negativos. En mi comentario solo me he centrado en el tema ecológico.

El impacto de una tubería que traiga agua desde alli? pues el mismo que el de una carretera. O menos si hablamos de la contaminación que provoca esta.

El impacto de grandes embalses. Pues aquí ya depende. Nadie en España, ni los ecologistas, como dicen mas arriba, cuestiona toda la obra hidráulica que hizo el dictador Franco. Es más, ni se cuestiona el beneficio ecológico, para aves migratorias y otras especies de pantanos como el de Quípar, El de la Cierva...(ojo, también tiene efectos negativos). A la par de los beneficios sociales como es que ya es casi imposible que el Segura vuelva a tener riadas como la de Santa Teresa, que fue devastadora, y la de proporcionar agua tanto para la agricultura como para el consumo.

Beneficios que también tendría la cuenca del Ebro de realizarse como aquí. Quizás, tal vez, las riadas del ebro ya no fueran tan catastróficas. Sólo con lo que se ahorraría en ellas, sin contar el beneficio agrícola, saldría rentable.

El problema que se encuentra detrás no es el impacto económico y ecológico, sino el egoísmo que tanto ha caraterizado a las gentes de nuestro país, David. El egoísmo de que al sur ni agua (Maragall dixit). Fíjate que justo después de oponerse fervientemente Marcelino Iglesias al trasvase, proyectó otro del Ebro a los Monegros para crear, no solo agricultura (y no siendo tan rentable como la nuestra), sino toda una ciudad del ocio, de apuestas y centro de negocios. En un desierto improductivo!!!.

Un saludo.
...
escrito por Jose Antonio, marzo 20, 2015
Estimados lectores;
es verdad que todo esto de los trasvases no tiene ni tendrá fin en cuanto a la polemica que suscita. si es verdad que no es sostenible un trasvase desde el Ebro (cosa que yo no discuto), porque permitimos que desde el azud de Ojos se lleven el agua del rio segura a la Pedrera para que la utilicen los Alicantinos. Espero que alguien me responda. y tambien aboguemos por derogar este robo de agua hacia Alicante. Gracias.
...
escrito por Alvaro, marzo 21, 2015
A mi personalmente como se solucione el problema de de las inundaciones en la zona del Ebro no me interesa, que bastante tenemos en nuestra zona cuando nos toca y quizás debido a que te haces insensible a lo que pase allí debido a la imcomprension que se percibe.
Siempre pongo por delante lo mismo, que pinta Aragón en que si hay o no trasvase si el agua se obtendría una vez que hubiesen hecho lo que les diera la gana y de la que no utilizan se trasvasaría, otra cosa es de los que están detrás que habría que cuidarlo. Ademas abría trasvase cundo las condiciones fuesen favorables.
Por que esa manía de querer cortar nuestro futuro y tranquilidad en el desarrollo que elijamos si al final ese agua lo vamos a pagar como pasa con el Tajo, y si no que le pregunten a los Castellano-Manchegos en donde han metido el dinero pagado y que no se han gastado en lo que la ley decía, y son muchos miles de millones.
No de Por que Aragon tiene autopistas o ave con el impacto ambiental que supone o Lineas de alta tensión si con menos podían vivir aunque un par de días a la semana no tuvieran corriente y sus expectativas de crecimiento estuvieran coartadas. ¿Todo esto lo han pagado ellos?.
En fin un disparate.

...
escrito por David, marzo 21, 2015
Jose Antonio, el agua que almacena el embalse de La Pedrera, que además es agua del trasvase que proviene del Tajo (¿a la gente de Cuenca no se les roba el agua?), se utiliza mayormente para regar el Campo de Cartagena en Murcia... a ver si antes de decir barbaridades nos informamos un poquito.
...
escrito por David, marzo 21, 2015
Que el agua no era para los agricultores, que era para los campos de golf y las urbanizaciones, para que los amiguetes pudieran dar el pelotazo, a ver si nos enteramos ya.
...
escrito por iñigo, marzo 22, 2015
Pienso que el problema no es la infraestructura en sí, sino la energía empleada para mover esa cantidad enorme de agua a través de cientos de kilómetros. Me imagino un mundo donde la energía sea barata en el futuro, que no contamine y que no dependa de materias primas que no poseemos. Si la energía nuclear de fusión sale bien, habrá agua abundante y de calidad para todos. Sea de trasvase o de depuradora.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy