Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




Un otoño flojo para las setas
( 9 Votos )
21.11.14 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Níscalos. FOTO: JESÚS DÍAZ

Las escasas lluvias del verano han dado lugar a otra temporada micológica muy 'tacaña' en la Región

Otro otoño con muy pocas setas en la Región (el año pasado también fue flojo), como ya sabéis los aficionados a la micología. Es lógico: en Murcia arrastramos un último año hidrológico muy seco (uno de los periodos con menos lluvias de las últimas décadas) y por lo tanto los hongos apenas han fructificado, con lo que ya arrastramos una serie bastante mala: en las últimas seis temporadas, solo en 2012 brotaron los níscalos con cierta alegría. En cualquier caso, las lluvias de mediados de octubre han 'animado' algo el sustrato y con buen ojo y conocimiento del terreno se pueden coger guíscanos en las Sierras de Moratalla.

Levanto el teléfono y hablo con quienes saben: fundamentalmente Mario Honrubia (catedrático de Biología Vegetal de la UMU y gran gurú micológico) y el biólogo moratallero Fernando Sánchez, que hace un par de semanas recogió un par de kilos de níscalos en la falda de la Sierra del Buitre. Aun siendo bastante escaso en hongos este otoño, Fernando me asegura que en Moratalla puede haber suerte en 'manchas' localizadas en El Buitre, Los Álamos, El Gavilán, El Pajarejo y entorno de La Puerta (Somogil y alrededores, aguas arriba del río Alhárabe).

Qué diferencia con zonas cercanas a la Región donde ha habido buenas floraciones de setas, como La Sagra (Granada) y el área Riópar-Molinicos (Albacete). Y en Cuenca me cuenta Mario Honrubia que se han encontrado los boletus más grandes que se recuerdan. Lástima que el caviar del monte (me refiero a los preciados 'boletos') no se encuentren por aquí; solo algunos tipos tóxicos o sin interés gastronómico.

Otras zonas buenas para los níscalos (y otros hongos, siempre que sepamos identificarlos) son las sierras de Burete (Cehegín), Espuña, El Carche (Jumilla y Yecla), La Pila (Fortuna) y también algunos puntos de El Valle (Murcia). Incluso en una sierra prelitoral como La Almenara (Águilas), en un rincón húmedo y poco transitado, conozco una pequeña mancha de guíscanos que no revelaré ni siquiera bajo tortura.

Ya sabéis, mucho ojo, y buscando siempre por la ladera de abajo a arriba porque en la Región las setas brotan en manchas, al contrario que en las zonas micológicas de lugares como Sierra Nevada, Cuenca y Guadalajara, donde fructifican en masa. "Aquí, cuando te sales del rodal ya no las encuentras", advierte Fernando Sánchez, que además de los níscalos se atreve con las llanegas (negras y blancas), bojines (de calidad culinaria regulera), pie de perdiz (muy abundante aunque apenas se come, es pasable con mucho ajo y jamón, recomienda), las setas de chopo (que crecen en los troncos de choperas y olmos secos) y el pie azul (de buen sabor pero textura regular).

"Los hongos son muy delicados", recuerda este profesor de instituto, que se doctoró con una tesis sobre la taxonomía de hongos en el Maestrazgo: y es que no solo necesitan que llueva "cuando tiene que llover", sino que después se den unas condiciones determinadas de temperatura. Y pese a todo, un episodio de viento puede arruinar una temporada prometedora, como ocurrió en 2010. Por cierto, ¿cuándo tiene que llover para un buen otoño micológico? Apuntad: tienen que caer al menos dos buenas tormentas en agosto y después algo de lluvia a principios de septiembre. Y después, a confiar en que el verano no se prolongue demasiado pero tampoco que haga mucho frío (¡ni viento!), para que las setas comiencen a asomar a las tres semanas "o veintitantos días".

¿Algún aficionado a la micología que quiera comentar su experiencia de este otoño?

PD. Os recuerdo los consejos básicos para coger setas con sentido común y no dañar el monte: llevad siempre una cesta de mimbre para que puedan esparcirse las esporas (nunca bolsas de plástico), cortad el hongo con una navaja por el pie (no uséis rastrillos ni otros útiles que dañen el sustrato), y sobre todo no cojáis las que no conozcáis, y solo la cantidad que vayáis a consumir.
Comentarios (3)Add Comment
...
escrito por Nico, noviembre 21, 2014
Aquí en El Bierzo ha sido un buen año de Boletus. Por contra los níscalos casi ni los he probado ya que todos los que encontraba estaban agusanados.

Macrolepiotas muy abundante por estos lares, tampoco he encontrado muchas pero por contra si especies de Agaricus que hacía años que no veía.

Ahora mismo acabo de volver de ruta y estaba lleno de Cantharellus.

Y no deja de ser un placer (visual) ir por el monte y encontrarte la muscaria.

Una pena que en Murcia no tengamos la variedad de hongos que hay por el norte (y centro) de España.

Un saludo
...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 21, 2014

Hola Nico, gracias por contarnos cómo andáis de setas por el Bierzo, aunque al menos a mí me has puesto los dientes largos.

Por lo que respecta a Murcia, tiene mucha más riqueza micológica de lo que podría suponerse por la aridez de gran parte de su territorio, pero es cierto que sus temporadas de hongos son muy cortas e irregulares, además de que se dan en poca cantidad. Si no llueve "cuando tiene que llover", algo que lamentablemente ocurre con frecuencia...

Saludos.
...
escrito por José A. López, noviembre 30, 2014
Seguramente coincidía con la impresión que manifiesta esta entrada el día de ser publicada.

Pero por suerte un lugar concreto de El Valle ha desplegado su diversidad fúngica en todo su esplendor. He salido dos días consecutivos a verlas y fotografiarlas :-)

Quizá los guíscanos no abunden como otros años, pero los hay, aunque localizarlos quede mayoritariamente sólo para los buscadores más experimentados.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy