Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




Arrui: ¿sí, no o qué?
( 2 Votos )
17.06.14 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox


FOTO: CARM

No me extiendo en detalles porque a estas alturas todos sabéis (más o menos) lo que ha ocurrido con el arrui desde su introducción en 1973 en Sierra Espuña como especie cinegética hasta la decisión, adoptada hace unas semanas por la Consejería de Agricultura y Agua, de cambiar el modelo de gestión de este ungulado para reducir sus poblaciones, dentro y fuera del parque regional. Así que aquí os pego los artículos que publicó este domingo 'La Verdad' en la sección de Opinión, en los que dos de los sectores interesados y afectados por el futuro del muflón del Atlas (agricultores y cazadores) expresan sus argumentos. En contra y a favor.

Medio ambiente debe cumplir la ley


Isidoro Cayuela Tudela. Presidente de COAG del Bajo Guadalentín y representante de COAG-Murcia en la Junta Rectora del Parque Regional de Sierra Espuña

José Luis Hernández Costa. Presidente de Apese y miembro de la Junta Rectora del Parque Regional de Sierra Espuña y de la Reserva de Caza

"La población de arrui se reducirá a 300 ejemplares en Sierra Espuña. Se establece como cifra máxima una población entre 200 y 300 cabezas de la especie (de arruí)". El primer párrafo se corresponde con el titular de la noticia publicada el pasado 31 de mayo por 'La Verdad'. El segundo párrafo es parte del texto del artículo 52.3º del Decreto 13/95 que regula el PORN del Parque (LIC, ZEPA y Reserva de Caza) de Sierra Espuña, publicado en el BORM DE 18-04-1995. ¡Hace 19 años!

Si hay oficialmente unos 2.000 arruis, solo en el interior y entorno del Parque y la Reserva (no menos de 4.000, según estimaciones oficiosas), es evidente que el Decreto se ha incumplido, con una pequeña desviación de entre 'solo' un 500% y un 1.500%, según demos más o menos credibilidad a una u otra fuente.

La práctica totalidad de las supuestamente innovadoras medidas contempladas en el plan de actuación sobre el arrui, presentado por la directora general de Medio Ambiente el pasado 30 de mayo (mantenimiento y reparación del vallado de la Reserva, autorización de abatimientos excepcionales para el control de la población, compensación de daños a los propietarios y cultivos afectados, prevalencia de la normativa y la Dirección del Parque sobre la de la Reserva de Caza, estudio sobre un nuevo modelo de gestión y sobre la compatibilidad entre el Parque y la Reserva, plan cinegético para su planificación y gestión en el ámbito del PORN, etc., etc.) estaban ya literalmente previstas en el texto del referido Decreto publicado y vigente (y totalmente incumplido) desde hace 19 años. Como también se ha incumplido el precepto de que antes de abril de 1999 (¡han pasado solo 15 años!) "la Consejería de Medio Ambiente elevará al Consejo de Gobierno un informe detallado sobre la compatibilidad entre el Parque Regional de Sierra Espuña y la Reserva Nacional de Caza...".

A Medio Ambiente se le ha ido este asunto de las manos. Lo que originariamente podía haber sido solo un problema cinegético y medioambiental, circunscrito a Sierra Espuña y su reserva (14.000 has.), se ha desbordado y derivado en un grave problema económico y social que afecta a miles de agricultores y propietarios, según estimaciones oficiales muy conservadoras, de más de 70.000 has. de cultivos.

Se perdió inexplicablemente la oportunidad de iniciar la vía de solución del grave problema del arrui cuando se hizo caso omiso y se ignoraron por Medio Ambiente las peticiones verbales y escritas presentadas en 2011, 2012 y 2013 por numerosos colectivos, entre los que se encontraban organizaciones agrarias (COAG), asociaciones de vecinos, asociaciones de propietarios (APESE y FAPEN principalmente) y asociaciones empresariales de la zona, que solicitaban (lo mismo que nos consta hicieron también, por diferentes motivos, diversos grupos ecologistas) que el arrui se declarase especie exótica e invasora, como paso previo a su extinción progresiva tanto de la Reserva de Caza de Sierra Espuña como de toda la Región de Murcia.

Pero Murcia fue el único territorio de España donde se 'indultó' al arrui y se le excluyó del catálogo de especies exóticas e invasoras del Real Decreto (628/2011). ¿Pudo tener algo que ver con ello que el entonces director general de Medio Ambiente que propició ese indulto, al día siguiente de cesar como director fue nombrado vicepresidente de la Federación Regional de Caza?

Hay aún quien pretende convencernos de que los supuestos beneficios cinegético-turísticos del arrui (aunque ahora dicen que la Reserva de Caza es deficitaria) son muy superiores a los perjuicios medioambientales sobre la rica biodiversidad y los hábitats del Parque-LIC-ZEPA de Sierra Espuña y su entorno; e incluso a las pérdidas y daños ocasionados a las decenas de miles de hectáreas de cultivos agrícolas privados.

Pero si multiplicamos lo que cada arrui come y pisotea cada día (8-10 kilos) (sin contar los daños al arbolado e infraestructuras) y los multiplicamos por 365 días y por 2.000-4.000 u 6.000 arruis en toda la Región, nos saldrán, en todas las hipótesis, millones de kilos de producto 'recolectado' ilegalmente de fincas particulares. Y costes y daños por varios millones de euros que, hasta ahora, a pesar de establecerlo así la normativa, nunca se han indemnizado. Y que están generando una creciente tensión e indignación y animadversión, de consecuencias imprevisibles, de miles de agricultores, hacia Sierra Espuña y los espacios naturales y hacia todo lo que suene a Medio Ambiente.

Y todo se podía haber evitado si la Comunidad Autónoma y Medio Ambiente cumpliesen las disposiciones y leyes que ellos mismos dictaron. Cuyos preceptos sÍ exigen escrupulosamente a los propietarios privados del entorno de Sierra Espuña y de toda la Región.


Larga vida al muflón del Atlas


José Antonio Moreno Ruiz. Presidente de la Federación de Caza de la Región de Murcia

Dice la canción que veinte años no son nada, pero cuarenta empiezan a ser una cifra respetable, por suerte o por desgracia, en las vidas de cualquiera de nosotros. Ése es el tiempo, y un poco más, que el arrui lleva conviviendo con todos los murcianos, desde que en 1973 el antiguo ICONA introdujo en Sierra Espuña este espectacular animal que es el muflón del Atlas ('Ammotragus lervia') con la idea de enriquecer los valores faunísticos de la Región y de ofrecer un nuevo factor de crecimiento socioeconómico a esas zonas rurales deprimidas.

En estos últimos 40 años, el mundo ha cambiado mucho y muy deprisa (cada vez más y más deprisa) y no puede despreciarse a la ligera lo mucho que el arrui ha aportado a estas tierras. A lo largo de estas cuatro décadas, el binomio 'Arrui-Espuña' se ha convertido en un reclamo turístico de primer orden para esa comarca, como bien conocen los gestores de la Mancomunidad Turística de Sierra Espuña y los responsables de los municipios integrados en esa entidad, que no por capricho tiene en este animal el símbolo de su imagen corporativa. Para ese millón largo de entusiastas practicantes y aficionados a la caza que hay en España, y entre quienes orgullosamente me cuento, el arrui es el principal objeto de deseo y el mayor reclamo que puede ofrecerles Murcia, y así lo demuestra que el Sorteo de Adjudicación de Recechos de Arrui en la Reserva de Sierra Espuña haya llegado a superar las 5.000 solicitudes para apenas 200 ejemplares ofertados.

Son muy numerosos los servicios y sectores económicos que de forma directa o indirecta se benefician de la existencia del arrui: hostelería, restauración, alojamientos rurales, agencias de viaje, armerías, taxidermia, transporte, estaciones de servicio, empresas de vigilancia...; un amplio colectivo en el que miles de familias hallan su sustento y que ve en este muflón del Atlas un fiel aliado, en vez de un enemigo.

Y si hablamos de su incidencia en el ecosistema, tan discutida desde algunos ámbitos, bastaría recordar cómo algunas especies singularmente amenazadas, como el águila real, y en menor medida el buitre leonado, que se está expandiendo a nuestra región desde Almería y Granada, están experimentando un importante auge gracias, en gran medida, al recurso trófico que para ellos supone el arrui (bien como presa o por su carroña). Así, las parejas de águila real han pasado de 29 a 50 en apenas una década en la Región, y sus nuevos nichos ecológicos coinciden en buena medida con la expansión natural del arrui (Sierra Espuña-Lavia-Burete-Tercia-Chíchar-Gigante-Valdeinfierno-Sierra de las Cabras...). Un fenómeno que algunos expertos, como el biólogo José Antonio Sánchez Zapata (Universidad Miguel Hernández de Elche) relaciona directamente con este animal.

¿Que ha ocurrido, pues, debemos preguntarnos, para que ahora se esté sometiendo a esta especie a un juicio que puede acabar en una irrevocable sentencia de muerte? De un lado, la mala gestión (por excesivamente conservadora y tacaña en la concesión de permisos para abatirlos) que se ha venido desarrollando desde la Administración regional, ha provocado que la población de esta especie se haya disparado muy por encima de los 1.400 ejemplares en el Parque Regional de Sierra Espuña. De otro, la extrema sequía que azota este año a nuestras tierras y la consiguiente falta de alimento en los montes se han traducido en un incremento de los daños en cultivos de la comarca. Algo que es cierto en buena parte, pero de lo que no se puede culpar en exclusiva al arrui; un animal que siempre resulta el señalado aunque las pérdidas, en no pocos casos, hayan sido provocadas por conejos y liebres, jabalíes, cabras montesas... cuya erradicación, por fortuna, nadie reclama a voz en grito.

Es cierto, y soy el primero en admitirlo, que el arrui ha venido provocando daños puntuales en los cultivos, más todavía este año, que merecen ser indemnizados por la Administración. Pero no es menos cierto, y no he de callarme tampoco esta verdad, que el arrui está siendo utilizado en algunas ocasiones como argumento para tratar de rentabilizar unas cosechas que nacen siendo deficitarias por la mala calidad de sus suelos y por la escasez hídrica, y que otras veces esta especie está siendo utilizada para enmascarar unos intereses poco confesables, teñidos por el color rojizo del ladrillo. Los intereses de ciertos propietarios de terrenos que piensan que cualquier pérdida de riqueza medioambiental acabará favoreciendo, a la larga, sus espurios sueños.

Estoy firmemente convencido de que el arrui, hoy por hoy, es una especie perfectamente viable y muy beneficiosa en muchos aspectos para nuestra tierra, que solo requiere de una buena gestión que permita mantener a raya esta especie tanto en lo que se refiere a su población como a sus zonas de distribución.

Y es, por encima de todo, además, un bello, noble y altivo animal al que muchos hemos aprendido a admirar y amar en estos 40 años largos y al que cientos de miles de personas en España y en todo el mundo consideran uno de los símbolos más reconocibles y apreciados de Murcia.
Larga vida al arrui.

Y ahora me gustaría leer vuestros comentarios.

Comentarios (9)Add Comment
...
escrito por navarro, junio 17, 2014
A mi es que me resulta increible que quien tiene que dar excrupuloso ejemplo en el cumplimiento de la ley, sea el principal incumplidor. Es como si los diputados fueran ciegos a porros y coca, en el congreso. Dando ejemplo. Como quieren un minimo de respeto. La logica nos dice que para que las leyes sean respetadas, solo se hacen las que se pueden cumplir. A un me resulta mas sorprendente que nadie sea sancionado. Parece que es el ciudadano el unico obligado a cumplir las diferentes normativas. Sola la fuerza de la coaccion puede dar autoridad moral a estos incumplidores y mentirosos reiterados. Unos diran que la culpa es de los politicos, otros que de los funcionarios, alguno que de los ciudadanos. Yo creo que la culpa es del que nunca cambia de silla, mande el que mande. Recomiendo la serie " yes, minister", muy aclarativa en plan de risa sobre la administracion y sus conceptos. Riamonos por que si calculamos el daño economico, la cantidad de personas en paro y el daño a la credibilidad del estado por parte de los responsables de tanta dejacion y leyes estupidas. Es para mandar a mucha gente a cortar pinos en siberia.
...
escrito por jose antonio, junio 17, 2014
Totalmente de acuerdo contigo. seria una lastima que eliminaran este animal, ya que esto perjudicaria como bien dices a los carroñeros y a las rapazes y no podriamos disfrutar de esos buitres volando alrededor a la vez que hacemos senderismo u otros deporte de montaña.
...
escrito por Jota Ce, junio 17, 2014
Cada vez tengo más claro que, a pesar de ser partes imprescindibles en la gestión de cualquier especie, el sector agrario, y sobre todo, el sector cinegético, muestran un desprecio total a lo que deberían ser ecosistemas funcionales.

Alternativas al Arrui hay, y endémicas a nuestra tierra, lo que hay que hacer es realizar campañas para que la cabra hispánica recolonice nuestras tierras, con translocaciones, por poner un ejemplo.

No podemos argumentar que sin este animal se perjudica a especies necrófagas, sin a su vez valorar que especies se ven perjudicadas por la presencia de esta "invasora"
...
escrito por joaquin, junio 18, 2014
Importantes y veridicos argumentos de Navarro.Con respecto al desprecio total del sector agrario a los ecosistemas del que habla Jota Ce y esa falta de escrupuloso ejemplo del que habla Navarro,una visita por el Parque regional de Cabo Cope....espacio protegido?.
...
escrito por Tomás, junio 19, 2014
Lo de la "racaneria" en los permisos es una cosa bien cierta, si se quiere bajar el numero de arruis hay que aumentar el numero de permisos, tanto en la sierra de espuña como en los cotos privados y tambien aumentar el periodo hábil de caza de esta especie por lo menos hasta que se noten los efectos de su caza. Si ya es dificil cazarlos, si restringes los permisos y el tiempo es limitado se quedan muchos arruis sin cazar, permiso inútil y control de la poblacion insuficiente.
...
escrito por Frank Inspector, junio 20, 2014
"Y es, por encima de todo, además, un bello, noble y altivo animal al que muchos hemos aprendido a admirar y amar...". Curiosas palabras provenientes del presidente de la federación de caza. Lo ensalza, lo admira, lo ama,... para pegarle tiros?. Hay amores que matan.... Nunca entenderé esas aficiones. De todas formas, no sé por qué ese empeño de necesitar al Arrui para cumplir sus fantasías. Fue un error introducirlo. Ya tenemos nuestros ungulados, de aquí, de nuestras tierras, que pueden darles las mismas satisfacciones "amatorias" a los cazadores, disgustos a los agricultores, alimento a los carroñeros,... Por qué ese error de destinar esfuerzos económicos a introducir y mantener una especie alóctona, cuando podrían haberse invertido en las de aquí?. Acaso las balas rebotan en la piel de las nuestras?. No son tan bellas ni nobles o qué?. Por qué la administración tiene que pagar indemnizaciones por el arruí?. Puestos a pagar, por qué no lo hacía/hace por una especie autóctona?. Y sobre todo!, cuándo el ser humano va a dejar de ser dios con las especies de fauna y flora, cuando en la mayoría de las veces que lo hace (no tengo datos ahora mismo, pero me atrevería a decir que casi siempre o siempre), ya sea por accidente o incluso cuando son con las mejores intenciones, sale mal?. Y en medio de todo este lío sin buscárselo, el pobre arruí, que seguro que desearía no ser tan "bonico" para los cazadores/administración/interesados, ni tan feo para los agricultores. Curiosamente, todos, de una forma u otra, quieren darle matarile.
...
escrito por Jesús, julio 04, 2014
Mi opinión es que el arruí debe ser erradicado de Espuña, con un plan ecológicamente viable y razonable, suplementado con la ayuda de los cazadores. Es decir, reducir el número cazando, introducir una especie autóctona (cabra montesa) que ejerza presión biológica sobre el arruí a medida que se va mermando su número, incluso sería un buen momento para intentar reintroducir un depredador natural de la especie que ocupa ese nicho (lobo).
Con todo esto, lograríamos un equilibrio mucho mayor en la futura población de cabra montesa, pues tendría la presión biológica de un depredador y se debería seguir habilitando la caza de la cabra respetando el número de ejemplares que se estime adecuado.
De hecho, como naturalista, no puedo estar en contra de la caza siempre y cuando sea controlada, aparte de una afición tradicional, es uno de los mejores medios de control poblacional al que podemos acudir.
...
escrito por Arrui, julio 05, 2014
Me parece genial. Se introduce a la fuerza una especie que no debió introducirse y, años después, se decide exterminarla. Y si no se extermina no es más que porque los cazadores quieren tener sus ejemplares para seguir matando. ¿Estamos locos o qué? ¿Nos creemos amos de la naturaleza?
...
escrito por El Motos, agosto 19, 2014
Ole tus coj... Pepe el ariticulo no tiene desperdicio, pero yo añadiria que en una cifra muy importante de cultivos de secacono los daños a los propietarios les importa un bledo por que si no fuese por que estan cobrando los subvenciones hace ya tiempo que los habrian abandonado, por que lo dicen a boca llena en sus corralillos, pero si llega un arrui y se come cuatro tallos tiernos, y quiebran dos ramas, por que el fruto no lo tocan, ponen el grito en el cielo "que vaya ruina", y si les dan permiso por daños los veden a "precio de oro". y por otro lado si es coto de caza y vas a comprarle ca caza te tiran con polvora de rey por que en el coto hay arrui. Por favor seamos sensatos que en España somos muy "listillos", y cuanto mas al sur mas.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy