Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




Las razones de Ana María y Andrés
( 9 Votos )
29.08.12 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Ana María Rodríguez Angosto. FOTO: PEDRO ARMESTRE

El informe 'Destrucción a toda costa 2012' de Greenpeace (un clásico veraniego que va ya por su duodécima edición) recoge este año el testimonio de personas que viven junto al mar, que son testigos de su fragilidad y de su belleza, y que cuentan en primera persona la experiencia de haber nacido y/o trabajar en un ecosistema costero. Cuando se presentó el informe, el 12 de julio, me centré en los grandes datos y me olvidé de las historias humanas. Hoy las recupero porque creo que vale la pena que conozcáis su punto de vista, y además con sus propias palabras. Os presento a Ana María y Andrés.

Ana María Rodríguez Angosto: "A Portmán se le arrebató la dignidad"

Soy Ana María Rodríguez Angosto. Nacida y residente en Portmán. Tengo 57 años y un hijo de 29 que se llama José. Soy viuda y propietaria de un comercio. Creo en el “vive y deja vivir”. Portmán era una de las bahías más bonitas del Mediterráneo, sus aguas eran cristalinas y la playa llegaba hasta el mismo pueblo, hasta que un mal día 'aterrizó' por este lugar una empresa francesa que, aprovechando las penurias que se padecían en el pueblo por la falta de trabajo, empezó a construir el lavadero Roberto y a contratar a los habitantes de Portmán y La Unión. Ahí empezó el principio del fin de la bahía, pues cada año se arrojaban más y más vertidos al mar.

La vida en mi pueblo es tranquila y apacible, imagino que como en muchos otros pueblos costeros, con la diferencia de que aquí los más jóvenes solo han visto la bahía en su esplendor en fotografías en blanco y negro; podemos disfrutar de un lugar enclavado a los pies de las montañas que lo rodean y enfrente, el mar. Como el clima es muy benigno, se puede disfrutar de ese monte y del mar todo el año, podemos pasear por el monte de Cenizas, Peña del Águila, Batería de la Chapa, Cuartelillos (todo esto forma parte del Parque Natural de Calblanque y Peña del Águila) y por supuesto por la playa, pues aunque los humanos nos empeñamos en acabar con el mar, éste sigue formando parte de nuestra vida y en ningún momento hemos renunciado a él.

Seguimos teniendo nuestras barcas de pesca, que desafiando todos los impedimentos imaginables, siguen saliendo todos los días a navegar. Yo lo siento mucho por los que querían que nos resignáramos y abandonáramos nuestro pueblo, así como la lucha por recuperar la bahía, pero solo han conseguido enterrarla bajo el fango, nunca nadie conseguirá quitarnos el orgullo de sentirnos portmaneros.

A pesar de estar viendo cómo la bahía iba anegándose con los vertidos, se miraba para otro lado, pues era la bahía o tu familia. Así que en nombre del trabajo, del progreso, se tragó con lo que estaba pasando (tampoco los años en los que comenzó el desastre eran los más apropiados para protestar, estábamos en plena dictadura), así que toneladas de vertidos siguieron cayendo al mar, hasta que el 31 de marzo de 1990 se cortaron definitivamente los vertidos, y prometieron que se iba a recuperar el desastre que se había producido. Estamos en 2012 y esperamos y deseamos que por fin este año, después de tantos de lucha, se haga realidad esa promesa y se le devuelva la dignidad que en nombre de no sé qué, ni de quién, se le arrebató a un pueblo.

Andrés Cánovas Muñoz: "Cabo de Palos ha resistido la presión urbanística"

Me llamo Andrés Cánovas Muñoz, tengo 52 años y nací en Rincón de Seca, en plena huerta murciana. Vivo en Cabo de Palos, frente al Mediterráneo. Dirijo el centro de actividades en la naturaleza Planeta Azul. Separado. Tengo una hija de 32 años, Loles, y su amor me da energía. Mi ideología es cualquiera en la que el estado intervenga lo menos posible en mi vida. Para mí, dar siempre es más gratificante que recibir. Todas las mañanas al levantarme y abrir mi ventana al mar, me siento muy afortunado por estar en contacto con la naturaleza para vivir y trabajar. Es gratificante mostrar el medio marino y contribuir a su conservación para disfrute de generaciones futuras.

En el Cabo de Palos se dan una serie de características que lo hacen único tanto en tierra como en sus fondos. Un pueblo costero con un ambiente que ha resistido la presión urbanística, con más o menos suerte, así como la aglomeración de edificios y gentes. Se sitúa junto al Parque Natural de Calblanque, conocido por sus playas vírgenes y dunas fósiles.

El cabo es un saliente rocoso que penetra en el mar en un punto donde se encuentran aguas del Mediterráneo y del Atlántico, ricas en plancton. Los fondos son un maravilloso catálogo de las especies más representativas del Mediterráneo, todas ellas en número y tamaño extraordinario, siendo el rey incontestable el mero. Su cordillera submarina forma un oasis para las especies residentes y las migratorias.

Desde luego que se han hecho cosas malas y muy malas, pero creo que aún estamos a tiempo de hacerlas buenas, y muy buenas. En Planeta Azul somos conscientes de que es vital para la conservación del mar el entendimiento entre distintos intereses. Respetando y conociendo nuestros respectivos trabajos, hemos respetado el lugar donde lo desarrollamos, la Reserva Marina de Cabo de Palos Islas Hormigas, el mar, la naturaleza.

Informe completo 'Destrucción a toda costa 2012' en este enlace.

¿Alguien tiene algo que decir sobre la costa que conoció y la que ve ahora?

  
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Zhésar, agosto 29, 2012
Hola a todos. Cuando era niño, hace más de 25 años, solía bucear en el mar menor con mi primo. Recuerdo como el agua era cristalina desde la orilla hasta los 3metros de profundidad. Había infinidad de peces: mujol, magre, zorros, gallinetas, lenguados? (yo les llamaba así), caballitos de mar, agujas, cangrejos, anguilas, sepias, etc...
Ahora es imposible ver nada de nada, solo medusas y un fondo lleno de algas. El agua es color ocre y pestilente. Es una verdadera pena ver como hemos matado nuestro mar.
...
escrito por Ildefonso Esteban Zurrón, agosto 29, 2012
"Lanto por Portmán"

¡Cuántas veces pasé por la bahía
cuando el origen de residuos era
un manantial de fábrica minera
cuyo incesante cauce al mar caía!

Y ahora, contemplando su agonía,
bajo aluvión de lodos en barrera,
pesados párpados cerrar quisiera
para evocar su espléndida armonía.

Sabiendo que ha robado su hermosura,
gracia, virginidad y colorido
la despiadada y desmedida usura,

al oír de olas trágico gemido
mi alma siente nostálgica amargura
y abre vena de espíritu afligido.



Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy