Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




Mis amigas las cabras
( 3 Votos )
16.08.11 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Un rebaño de cabras blancas-celtibéricas come rastrojos de tomateras en el Garrobillo (Lorca). FOTO: M.A.R.

Con diferencia, la cabra es el bicho de tamaño respetable que con más frecuencia me encuentro por el campo. Pero la cabra doméstica, ¿eh?, la de toda la vida, vaya. ¡La que huele a cabra! Uno sale ilusionado de casa, bien temprano y con los prismáticos en la mochila, y muchas veces regresa con la estampa de una cabra mirándole fijamente como la imagen del día. Porque no ha estado de Dios que las águilas (reales o perdiceras) quieran planear sobre tu cabeza, porque las tortugas moras han madrugado más que tú o porque los machos monteses han tenido el capricho de darte esquinazo. En fin, ¡qué ganas tenía de escribir un post sobre las cabras!

Se les ve venir: primero es un tufo potente, con personalidad, inconfundible; después está el camino, batido completamente por las pezuñas; y por último sus excrementos, esas bolas negras y brillantes, cuando están frescas, que te marcan sin margen de error los movimientos del rebaño. Porque ruido hacen poco: al contrario que las ovejas, las cabras son más bien silenciosas y menos huidizas. Ahora que las labores tradicionales están colgando de un hilo y redescubrimos la vida 'slow', un grupo de decenas de cabras cortándome el camino es siempre una pequeña alegría.

En verano me dedico a recorrer en bici la franja costera Mazarrón-Lorca-Águilas y tengo localizados casi todos los corrales. Murciano-granadinas (las de pelo liso y talla pequeña) o blancas-celtibéricas (más grandes y de pelo largo), igual le tiran a las lechugas que a los rastrojos de las tomateras, que a los brotes tiernos de algarrobos y almendros. Se lo comen todo.

A algunas pécoras las identifico ya a media distancia y a veces pienso que ellas también a mí. Ilusiones. Lo que sí es demostrable es la función ecológica del pastoreo tradicional. Os dejo un informe muy interesante en este enlace (realizado en la Universidad de Zaragoza, pero cuyas conclusiones son extensibles a todas las cabañas ganaderas).


  
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Trebol-a, agosto 16, 2011
Como decía mi padre (criado con cabras), la cabra es una animal de fábula, le das de comer papeles/plástico y ellas lo convierten en leche. :)
...
escrito por hector, septiembre 20, 2011
que se lo pregunten a los refugiados saharauis, las cabras comen cartones y ropa vieja... y dan cabritos... y algunas hasta leche ;-)

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy